Guardaganado electrónico:“La decisión está tomada”

El funcionario anticipó que están esperando dictámenes técnicos de otras áreas del Gobierno para llamar a una licitación internacional e instalar este dispositivo de control en la totalidad de los frigoríficos del país.

19deDiciembrede2003a las08:59

La instalación de un dispositivo electrónico que controle la cantidad de animales que se faenen en un frigorífico y su peso, que sea inviolable y que trasmita esa información en tiempo real a los organismos de control comercial y fiscal está previsto en el artículo 12 de la ley 25.345, de la Ley de Prevención de la Evasión, sancionada a fines del 2000.

El equivalente del guardaganado para los molinos harineros, los caudalímetros, ya fueron instalados. Ahora es el turno de las plantas frigoríficas. “Lo importante acá es que el secretario Miguel Campos tiene la decisión política tomada de hacer efectivo lo dispuesto por el artículo 12 de esa ley, y para ello llamará a una licitación internacional”, comentó Marcelo Rossi, un médico veterinario platense, hoy al frente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario.

Historia de larga data

Lo del guardaganado electrónico es una idea que arranca durante la gestión de Felipe Solá en la SAGPyA, a mediados de los ’90, pero que nunca pudo ser implementada. La salida del hoy gobernador de Buenos Aires de la cartera agropecuaria y la sucesión de nueve secretarios de agricultura -Berhongaray, Regúnaga, Lebed, entre otros- en el ínterin hizo que el proyecto tuviera una serie de marchas y contramarchas que terminaron en que cinco años después todo siga igual.

El panorama hoy se presenta con la decisión política tomada y esperando que la Oficina Nacional de Contrataciones del Estado emita su informe sobre la factibilidad y condiciones para la presentación de los pliegos de llamado a licitación.

Rossi adelantó cuáles son los tres aspectos sustanciales del proyecto de instalación de los guardaganado:

1) Será obligatorio para todos los establecimientos frigoríficos.

2) El Estado nacional se hará cargo del costo de los mismos.

3) La información que se genera será para uso exclusivo de la AFIP (fiscal) y la ONCCA (comercial).

Estos puntos habrían sido acordados luego de conversaciones con representantes de la industria frigorífica. Lógicamente, para que esto haya sido así, quiere decir que antes se proponían cosas distintas, como que los dispositivos se instalaran sólo en las plantas más grandes, que el costo fuera pagado por las empresas o que la información, con algún grado de restricción, pudiera ser utilizada para otros fines que no fueran los impositivos o fiscales (en gestiones anteriores se había pensado en que las empresas que proveyeran el servicio pudieran comercializar como “subproducto” información estadística obtenida de los guardaganados).

“El sistema consistirá en una balanza y contador, ubicados a la salida del cajón de noqueo y al romaneo. Los datos serán archivados en una ‘caja negra’ inviolable y remitidos a un centro de procesamiento y recepción, que estará localizado en la AFIP, la ONCCA, o ambos”, comentó Rossi.

Lucha antievasión

“De todas maneras nada es mejor que la realización de un buen control”, opinó el director de la ONCCA. No le faltan motivos para eso. En septiembre arrancaron con las inspecciones a los molinos y acopios, que derivó en el cierre de 16 de los 18 auditados. “El efecto fue muy positivo, porque le dimos continuidad, y eso repercutió en que comience a ordenarse esa actividad”, sostuvo.

En el caso del comercio de ganados y carnes, en la ONCCA estiman, a grosso modo, que la evasión podría alcanzar 1,5 millón de cabezas al año, lo cual es más del 10% de la faena fiscalizada. Sin embargo, no descartan que ese número pudiera ser aún más elevado.

Las formas más frecuentes de evasión se dan a través de la comercializac

Temas en esta nota