El Gobierno definió el rescate de los deudores hipotecarios

La cuota no superará el 25% del ingreso familiar. Los bancos cobrarán en bonos.

Por
20deDiciembrede2003a las10:02

Al filo de la Navidad, el presidente Néstor Kirchner reglamentó la forma en que el Estado rescatará a los deudores hipotecarios en mora y en condiciones de ser ejecutados.

La medida abarca sólo a los deudores que, antes de la devaluación, hayan tomado créditos para comprarse una vivienda única y familiar de hasta 100 mil pesos y que a partir de enero del 2001 y por la crisis no hayan seguido pagando sus cuotas al día.

La reglamentación es el paso previo para que el Gobierno ponga en funcionamiento una ley aprobada por el Congreso.

El Presidente dijo ayer, en declaraciones televisivas, que firmó la reglamentación el jueves por la tarde. Pero fuentes gubernamentales dijeron que recién el lunes saldrá publicada en el Boletín Oficial.

Con todo, la situación no es la misma para quienes pidieron el préstamo ante un banco y para quienes hayan recurrido a entidades fuera del sistema bancario, por ejemplo escribanías, cooperativas o financieras. Esto es lo que deben saber los deudores:

Los que deben a bancos: En este caso, el sistema es optativo, es decir que la entidad bancaria tiene la última palabra, puede aceptar o no la cancelación de la deuda atrasada por parte del fondo fiduciario.

Los que deben a acreedores no bancarios. Si el deudor en mora no llega a un acuerdo con su acreedor para ponerse al día y pide especialmente que el fondo se haga cargo de su deuda, la entidad no bancaria está obligada a aceptar el sistema.

¿Cómo funcionará el salvataje?

Por ley se crea un fondo fiduciario que pagará en nombre del deudor la deuda que éste acumuló desde enero de 2001 hasta ahora. Sólo se ocupa de ese rojo y no de toda la deuda pendiente.

Este fondo tampoco se hace cargo de los gastos administrativos, como por ejemplo los intereses que se le puedan computar al deudor atrasado ni de los gastos de honorarios profesionales en caso de que haya mediaciones, por ejemplo.

El deudor le devolverá la plata al fondo con cuotas que no podrán exceder el 25% del total de los ingresos familiares, que se comprobarán mediante una declaración jurada. Y pagará en el mismo banco en que había contratado el crédito o en el Banco Nación (si tomó prestado en escribanías o financieras).

Ese fondo le paga al que prestó y, luego el deudor renegocia con el fondo fiduciario la forma en que irá devolviendo la plata del salvataje. Como ahora será el fondo el que paga y no el deudor, la garantía (es decir la propiedad que se hipotecó) se escritura a favor del Fondo Fiduciario. Eso quiere decir que el banco o la entidad prestadora ya no puede ejecutar la vivienda porque el banco o la escribanía cede la garantía al Estado.

El fondo, a su vez, le devolverá la plata al banco mediante bonos y habrá tratamientos específicos para cada caso. El fondo pagará los créditos con deuda vencida con bonos, el 60% del valor total con títulos a 3 años y el resto, a 10 años. Los préstamos con deudas a vencer se irán cancelando según los vencimientos que queden pendientes. Por ejemplo se al deudor le falta pagar 6 años será con títulos por ese plazo.

Los préstamos hipotecarios (siempre de vivienda única y familiar de hasta 100.000 pesos) que tengan pocos atrasos tendrán condiciones de devolución similares a las que habían contratado al momento de pedir el préstamo, es decir la misma tasa de interés y el mismo plazo.

Alejandra Gallo

Temas en esta nota