Brasil se encarece

El real está subiendo fuerte contra el peso en las últimas semanas.

Por
31deDiciembrede2004a las09:41

Cierra el año con aumento de 12% y en la cotización más alta desde setiembre de 2002. Los efectos son los típicos que se exhiben al depreciarse monedas: la producción brasileña se hace más cara justo en momentos en que el Mercosur se halla jaqueado por conflictos entre ambos países. El turismo a Brasil, obvio, se encarece también.

El dólar en Brasil cerró a 2,654 reales, mientras en el mercado argentino lo hizo a 2,99 pesos, de modo que la paridad entre ambas divisas finalizó en un nivel de 1,12 peso por cada real. Se trata del mayor nivel desde setiembre de 2002.

El balance de 2004 deja así una « ganancia» de competitividad a la Argentina de más de 12% por la debilidad del peso frente al real brasileño, que puede tener algún impacto en el comercio bilateral de 2005.

Esta situación fue posible porque el Banco Central argentino intensificó la compra de divisas para mantener el dólar en torno a los $ 3, mientras que en Brasil no actuaron con tanta firmeza ante el fuerte ingreso de capitales que fortaleció al real. Recién a partir del 6 de diciembre pasado el Banco Central brasileño volvió a intervenir en el mercado cambiario, pero sin demasiada eficacia por los reclamos de los exportadores e industriales.

Cabe señalar que esta mejora para la Argentina en la paridad cambiaria no sólo se da en medio de una creciente disputa comercial, sino también en un año en que Brasil alcanzó un elevado superávit comercial de más de 1.700 millones de dólares (el más alto de los últimos diez años) en su intercambio con la Argentina. El comportamiento de los mercados cambiarios de ambos países no hizo más que consolidar la tendencia iniciada a mediados de mayo pasado, cuando la paridad tocó un mínimo de 0,93 de peso por real. De allí en adelante la paridad se movió sólo a favor de la Argentina y alcanzó el máximo sobre el cierre del año.

• Interrogantes

Pero ahora se abren varios interrogantes para 2005 entre los que se destaca si los bancos centrales priorizarán las metas inflacionarias o el valor del dólar; y cómo continuarán las negociaciones en el Mercosur ante la creciente presión de los industriales de ambos países.

Con la actual paridad, debiera esperarse que se morigere el déficit comercial con Brasil ante una mejora de las exportaciones hacia ese país por el abaratamiento de los bienes argentinos frente a los brasileños. Al respecto debe tenerse en cuenta que tanto Brasil como la Argentina crecerán menos en 2005, 3,2% y 5%, respectivamente (en 2004 lo hicieron 5,2% y 8%) y en ambos casos se espera que se reduzca el saldo positivo de la balanza comercial. Ambos tendrán mayores inconvenientes para colocar saldos exportablessobre todo si recrudece la batalla comercialy aumentan las medidas proteccionistas en ambos lados de la frontera.

En Brasil, los reclamos de los exportadores de subir el dólar a 3 reales, avalados hasta por el propio ministro de Industria, Luis Furlan, que obligan a su par de Hacienda, Antonio Palocci, a salir en defensa de la estrategia del presidente del Central, Henrique Meirelles, seguramente se intensificarán en 2005. No debiera extrañar que, argumentando una política de recomposiciónde reservas, el Central con ayuda del Tesoro actúe para llevar el dólar a niveles cercanos a los 3 reales (un nivel considerado de referencia por el presidente Lula da Silva).

Mientras tanto, el presidente del Central argentino, Martín Redrado, tendrá también el dilema de no sesgarse tanto de las metas de expansión monetaria y no dejar que el valor del dólar caiga de los $ 3 cuando se espera una oferta excedente de divisas tras la salida del default.

Temas en esta nota

    Cargando...