Resultados de la reunión ministeria en París

La Secretaría de Agricultura informa que, en el día de ayer, se llevó a cabo, en París, una nueva reunión Mini Ministerial, con el objetivo de acelerar diversos temas de la negociación agrícola multilateral en el seno de la Organización Mundial de Comercio, temas que estaban bloqueando el resto de los temas de la agenda.

Por
10deMayode2005a las17:31

La Secretaría de Agricultura informa que, en el día de ayer, se llevó a cabo, en París, una nueva reunión Mini Ministerial, con el objetivo de acelerar diversos temas de la negociación agrícola multilateral en el seno de la Organización Mundial de Comercio, temas que estaban bloqueando el resto de los temas de la agenda.

En este sentido, el tema clave que se acordó, que estaba en negociaciones desde hace más de tres meses en Ginebra, fue la metodología para transformar los aranceles no ad valorem (específicos, mixtos, compuestos y otros) en sus equivalentes ad valorem (AVE en inglés), circunstancia que impedía el tratamiento de la fórmula que reducirá los aranceles agrícolas.

La vital importancia de estas negociaciones radica en tratar de calcular el verdadero nivel de protección que tienen los países desarrollados, que son los que más emplean los aranceles específicos y sus derivados. Dichos aranceles consisten, básicamente, en cobrar un valor monetario por unidad de medida (por ejemplo: $100/kg) y resultan ser poco transparentes, a diferencia de los aranceles ad valorem, los cuales tienen que ver con un porcentaje que se cobra sobre el valor en aduana de la mercadería (por ejemplo, 25%). Si al transformar los aranceles específicos en ad valorem se subestima este valor, se correría el riesgo de que la reducción arancelaria sea pequeña y se mantenga casi inalterado el nivel de protección inicial, generado por esos aranceles no ad valorem.
Al respecto, el Secretario de Agricultura Miguel Campos expresó su satisfacción en cuanto al desbloqueo de uno de los tres pilares de esta negociación: el acceso a los mercados. En este marco, manifestó que "es importante que, en los próximos meses en Ginebra, los países que integran la OMC centren sus energías en acordar una fórmula de reducción arancelaria que permita una rebaja sustancial de los aranceles agrícolas y un mayor acceso a los mercados, principalmente al de los países desarrollados".

Sin embargo, y a pesar de que se pudo destrabar la negociación en este pilar, Campos fue crítico con la posición adoptada por la Unión Europea (UE), argumentando que "una vez más, este bloque nos hace sentir el peso de ser potencia. En Ginebra, a mediados del mes de abril se había vislumbrado una metodología específica que implicaba aranceles equivalentes ad valorem mayores y, por lo tanto, una reducción mayor. Sin embargo, al final de las reuniones los negociadores europeos reinterpretaron lo discutido previamente hacia una posición favorable para sus intereses y en desmedro de los intereses de los países en desarrollo. La base de esta posición fue la que se aprobó en París, más allá de los porcentajes obtenidos".

Finalmente, el Secretario dejó en claro que la UE había tenido una actitud poco conciliadora, por lo que expresó que "la negociación que se venía llevando a cabo en Ginebra y que se acordó en Paris sobre AVE''s era netamente técnica y de relativamente rápida concreción. Sin embargo, la estrategia de desgaste de la Unión Europea y de fijar posturas inamovibles por parte de sus negociadores, hace prever que la negociación de la fórmula de reducción arancelaria para productos agrícolas sea otro escollo difícil de superar para el G-20 y la mayoría de los países en desarrollo".

Temas en esta nota