El valor del cuero enfrenta a frigoríficos y curtiembres.

Debate por el régimen de protección a las exportaciones...

Por
11deMayode2005a las08:13

Las negociaciones entre el Gobierno y el sector privado para impulsar una baja del precio de la carne vacuna reavivaron el conflicto que, desde hace más de 30 años, sostiene la industria curtidora con los frigoríficos.

La puja se originó por el régimen de protección de las exportaciones de cueros que favorece las ventas externas del producto manufacturado y desalienta las de la materia prima. Mientras los frigoríficos reclamaron el fin de ese sistema para ayudar a bajar los precios de la carne, la industria curtidora defendió el régimen y descartó que una eventual flexibilización se traduzca en una caída de los valores de los cortes.

El presidente de la Cámara de la Industria Curtidora Argentina (CICA), Eduardo Wydler, afirmó que el valor del cuero representa sólo cuatro centavos sobre el total de la res comercializada y que "el ahorro en la carne sería insignificante". Ante la polémica empresarial, voceros de la Secretaría de Industria dijeron a LA NACION que en esa cartera no se estudian modificaciones al actual régimen. Del otro lado, la industria frigorífica reclamó un aumento del valor del cuero que le pagan las curtiembres porque entienden que es un 40% menor del valor internacional.

Solicitaron de las autoridades de la cartera agrícola que se estudie la posibilidad de autorizar la venta al exterior de un millón de cueros sin curtir con el propósito de contar con un valor de referencia y "dejar de transferir a los curtidores más de 100 millones de dólares por año". Según transmitieron, esto impactaría también en la baja de los precios de los cortes vacunos en la góndola.

La Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes de la República Argentina (Ciccra) sostuvo que "el mayor precio de la hacienda en pie se combinó con una caída del precio promedio del cuero crudo, un producto que permite amortiguar el efecto de la falta de oferta de hacienda". Los cueros curtidos pagan un 5% de derechos de exportación, mientras que los productos crudos tienen un impuesto del 15 por ciento.

"Queremos que los precios que abonan las curtiembres estén vinculados con los valores externos porque se nos paga un 40% menos", consideró el director ejecutivo del Consorcio de Exportadores de Carne Argentina, Héctor Salamanco.

El Sindicato de Obreros Curtidores de Capital Federal y Gran Buenos Aires se declaró en estado de alerta por esos trascendidos. "Pedimos que bajo ningún concepto se permita cambios en la actividad, porque están en juego 10.000 puestos de trabajo", señaló la entidad en un comunicado.

Temas en esta nota