La depreciación del real mantiene el valor del peso sobrevaluado.

Se revaluó frente al dólar, el euro y el yuan...

11deMayode2005a las08:34

Medido respecto de la canasta de divisas de los países con los que comercia la Argentina, la moneda local cedió otro 0,6% durante el mes pasado

Las expectativas siguen siendo bajistas

Los ingentes esfuerzos que realiza el Gobierno por mantener devaluado el peso le dieron resultado en abril, cuando la moneda local se depreció un 0,6% en términos reales en relación con la canasta de monedas de los países con los que la Argentina mantiene relación comercial.

El dato surge del Indice de Tipo de Cambio Real Multilateral (Itcrm), cuya evolución sigue periódicamente el Banco Central, que muestra que el peso acumula una devaluación del 4,6% en los últimos doce meses respecto de la misma canasta de monedas.

Sin embargo, la medición está fuertemente influida por la depreciación que sufrió en los últimos meses el peso frente al real brasileño, una moneda que por sí sola explica un tercio del comportamiento del Itcrm.

De hecho, el "peso se apreció tanto en términos nominales como reales respecto de las monedas del resto de los principales socios comerciales, incluyendo a Estados Unidos y la Unión Europea, pero esa suba fue más que compensada por la revaluación del real", reconoce el informe oficial.

Ayer, en Brasil, el dólar se podía adquirir a 2,47 reales, mientras que para comprar la misma moneda en la Argentina se necesitaban 2,91 pesos.

El disímil comportamiento que la moneda nacional muestra respecto de otras importantes divisas justifica la expectativa revaluatoria que se mantiene en el mercado local, pese a los marcados esfuerzos que el Gobierno realiza para impedirla y que ayer le demandaron otros casi US$ 110 millones en compras (se alzó con US$ 79,5 millones el BCRA y con otros casi US$ 30 millones el Banco Nación, que compra por cuenta del Tesoro).

El aluvión de liquidaciones (motivado en parte por el inminente vencimiento de Ganancias) volvió a tirar hacia abajo el tipo de cambio mayorista, que se operó en torno de $ 2,892/2,893 por dólar, dos milésimas menos que anteayer, aunque la intensa intervención oficial mantiene ese valor por encima del piso de $ 2,88 que defiende con énfasis cual una frontera desde mediados del mes pasado.

Pero la agresiva acción oficial no logra quebrar las expectativas bajistas en términos reales, como lo volvió a demostrar ayer el comportamiento del precio al que se pacta el dólar a futuro, donde se negocia por debajo del actual valor de $ 2,91 en el mercado físico hasta fines de agosto (el contrato a esa fecha se negoció ayer a $ 2,908).

Además, un informe del Centro de Investigación en Finanzas (CIF), de la Universidad Torcuato Di Tella, estimó ayer que el tipo de cambio real caerá este año un 7,2%, aunque esta medición está restringida sólo a la relación entre el peso y el real.

El estudio señaló que "las expectativas de apreciación real del peso se mantienen estables", y explicó que, en la medición del 4 del actual, "el mercado acentuó levemente su pronóstico de depreciación real del dólar para todos los horizontes temporales".

De esta manera, agrega, "en 2005 el tipo de cambio real caería un 7,2%, mientras que la merma totalizaría 14% en 5 años y 20,5% en 10 años, en relación con el nivel de diciembre de 2004".

El director del CIF, Eduardo Levy Yeyati, expresó que esta expectativa se fundamenta, "más que en una caída del tipo de cambio nominal, en el aumento de los precios domésticos, lo cual es lógico en una economía que está expandiendo sus niveles de absorción".

Materias primas

El BCRA también dio a conocer el índice de precios de las materias primas, que registró una baja de un 2% en abril "por la evolución bajista de los productos agrícolas y en particular del trigo", indicó. Sin embargo, proyecta que este índice finalizará un 18%

Temas en esta nota