Manejo agronómico de campos bajos - Miguel A. Taboada (*)

Los efectos del pastoreo rotativo y de la implantación de pasturas sobre suelos yvegetación. El resultado de dos décadas de investigación.

Por
12deMayode2005a las10:42

En el 2º Simposio Nacional de Sistemas Ganaderos en Siembra Directa, realizado por AAPRESID en Rosario los días 11 y 12 de mayo, el titular de la cátedra de Fertilidad y Fertilizantes de la Facultad de Agronomía de la UBA, Miguel A. Taboada, disertó sobre el manejo agronómico de campos bajos en la región Pampeana, para lo cual hizo una detallada descripción de los suelos y la vegetación, en correspondencia con el pastoreo continuo por ganado vacuno, el manejo de la carga animal con pastoreo rotativo (efecto del otorgamiento de descansos periódicos), y el efecto de la implantación de pasturas de agropiro (Elytrigia elongata).

El minucioso informe que presentó Taboada integró los resultados de investigaciones realizadas por él mismo, junto con varios colaboradores, en ambientes de campos bajos en las dos últimas décadas. Los trabajos persiguieron el objetivo de estudiar diferentes alternativas para mejorar el manejo productivo de estos ambientes, como lo son el otorgamiento de descansos periódicos (pastoreo rotativo) y el reemplazo de las comunidades nativas de pastizal.

Pese a que los ejemplos utilizados por Taboada eran de lugares distintos (Chascomús, al norte de la Pampa Deprimida, y Laprida, en la Pampa Interserrana), existe semejanza en los resultados obtenidos. Y de la experiencia se desprende que tanto para el manejo del pastoreo como para la implantación de pasturas los suelos respondieron en forma diferente, de acuerdo con sus características. "Este en un hecho fundamental -afirmó Taboada- a tener en cuenta, pues es usual que estos ambientes de campos bajos sean tratados como un todo homogéneo, cuando realmente no es así".

Además, Taboada hizo hincapié en el deterioro de pasturas implantadas, según sus palabras "un serio problema que determina perjuicios económicos a los productores. Mucho de ese deterioro sucede por no tener en cuenta la heterogeneidad del paisaje cuando se decidió reemplazar la vegetación natural. Suelos que ocupan un mismo paisaje, pero que difieren mucho en sus propiedades, pueden responder en forma diferente cuando una pastura es sembrada con labranza convencional", y alentó "prácticas como la siembra directa, o la intersiembra de pasturas, que complementadas con adecuada fertilización nitrogenada y fosforada son sin dudas la alternativa más adecuada, pues permiten renovar el tapiz vegetal y mejorar la productividad forrajera, asegurando un mínimo disturbio al suelo superficial".

(*)Cátedra de Fertilidad y Fertilizantes, Facultad de Agronomía de la UBA

Temas en esta nota