Este año los organismos ya cobraron US$ 2.000 millones.

En los primeros cuatro meses de 2005 el Gobierno canceló deuda con los organismos financieros internacionales por casi 2.000 millones de dólares...

Por
17deMayode2005a las09:04

Después de girar esas sumas y concluido el canje de la deuda, ahora el Gobierno está buscando prorrogar un año los vencimientos no obligatorios con el FMI por unos 1.460 millones de dólares. Y mientras tanto el equipo económico sigue discutiendo los términos de un acuerdo con el Fondo que incluya la refinanciación de los vencimientos con los organismos financieros. En total la deuda con el FMI, BID y Banco Mundial suma casi 30.000 millones de dólares.

Se descuenta que el directorio del Fondo aceptará el pedido argentino de prorrogar los vencimientos no obligatorios, como hizo el año pasado hasta mediados de enero de este año cuando el Gobierno argentino realizó una solicitud similar.

La aceptación del pedido argentino se debe a que, más allá de las tensiones, el FMI valora que los organismos hayan quedado como "acreedores privilegiados". Y que desde el default, entre intereses y vencimientos de capital, la Argentina lleva pagados al FMI y a los otros organismos de crédito 12.000 millones de dólares, con dinero de sus reservas.

De ese total, los pagos al FMI suman 6.389 millones de dólares. Al BID se pagaron 1.907 millones de dólares y al Banco Mundial 3.711 millones de dólares. (ver infografía)

De aquí a fin de año hay vencimientos obligatorios con el Fondo por casi 2.400 millones de dólares. Además, vencen otros 2.200 millones con el BID y el Banco Mundial.

Los especialistas creen que existe margen hasta fin de julio para seguir cumpliendo con los pagos al FMI y a otros organismos y afrontar el pago del resto de la deuda. Pero las cosas se complicarían en agosto porque vencen unos 2.600 millones de dólares por los nuevos bonos Boden que se suman a los vencimientos con los organismos financieros.

Hasta diciembre, si el FMI prorroga los vencimientos renovables, vencen 11.200 millones de dólares. Por un lado, el Gobierno tiene parte del "colchón" que acumuló el año pasado, más el superávit fiscal que podrá conseguir este año. Y además ya emitió deuda nueva por 1.000 millones de pesos y 150 millones de dólares, de un total de 2.000 millones de dólares.

Por eso, la situación financiera del Gobierno quedaría más holgada si, al menos, logra refinanciar los vencimientos con los organismos.

El problema es que a cambio de esa refinanciación el FMI exige compromisos efectivos de la Argentina con respecto a la magnitud del superávit fiscal, al ajuste de las tarifas y la renegociación de los contratos de las empresas privatizadas, a la reapertura de una oferta con los acreedores que no aceptaron el canje de la deuda y la aceptación de los fallos de los tribunales arbitrales que dirimen las diferencias con las empresas extranjeras.



Temas en esta nota