Se deberá mantener un alto esfuerzo fiscal.

Lo afirmó Nielsen ante economistas...

18deMayode2005a las08:36

El secretario de Finanzas dijo que habrá que ahorrar por décadas para volver al mercado voluntario de capitales

Y agregó que hay un plan B por si no se firma con el FMI

El secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, afirmó ayer que se deberá mantener un alto esfuerzo fiscal por varias décadas y bajar el nivel de endeudamiento con los organismos multilaterales de crédito para incrementar la vinculación con el mercado voluntario de capitales.

Además, comentó que para sostener el actual nivel de crecimiento sin las fuertes oscilaciones del pasado hay que lograr "un pacto fiscal".

El principal negociador de la deuda destacó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) debatirá hoy la postergación de pagos por 2000 millones de dólares solicitada por el país.

Al disertar sobre la situación económica luego de la salida del default, Nielsen fue consultado por uno de los asistentes sobre si había un "plan B" por si no se llegara a un acuerdo con el FMI. Su única respuesta fue un lacónico "sí", ya que el Palacio de Hacienda cree que la clave para este año es obtener la refinanciación de los vencimientos que pueden aplazarse y apostar a nuevas colocaciones en el mercado voluntario.

"Hay que bajar la deuda con los organismos internacionales e incrementar los proyectos de inversión en el mercado", sostuvo Nielsen en la sede de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP).

Al improvisar en forma parcial su discurso, el funcionario también se refirió a la complicada coyuntura política entre el ministro de Economía, Roberto Lavagna, y el ala política del gabinete (de lo que se informa en el primer cuerpo del diario).

Gran esfuerzo

Un día después de que el propio jefe del Palacio de Hacienda embistiera contra el "populismo setentista", por las intenciones de expandir el gasto público, Nielsen profundizó ese discurso al destacar la necesidad de mantener un superávit fiscal que "va a requerir de un gran esfuerzo por décadas".

"Un superávit fiscal del 3 por ciento del PBI es razonable, pero también es un esfuerzo enorme para toda la sociedad. Se equivocan aquellos que creen que están todos los problemas superados y se puede tirar manteca al techo", graficó Nielsen, acompañado por su equipo de asesores. El secretario de Finanzas destacó que, frente a los rumores, "en el equipo económico no hay fisuras".

Por otro lado, el funcionario sostuvo que la Argentina, entre los países que realizaron una reestructuración de deuda, será el que realice el mayor esfuerzo fiscal.

En sintonía con Lavagna, Nielsen criticó la política económica de la década del 90, pero también advirtió sobre las posibilidades de que se incrementen los gastos de manera desmesurada.

En particular, explicó que "el primer test" de la negociación con el FMI "será el pedido de roll over (postergación) de los pagos que tenemos por los próximos 12 meses" y que sumarían cerca de 2000 millones de dólares. "La semana pasada estuvimos discutiendo el artículo IV y la línea existente entre ese artículo y un programa es sinuosa o a veces inexistente", opinó el funcionario, en su primera alocución pública luego de su paso por Washington la semana pasada.

Nielsen recordó la fuerte recesión de 2002, cuando el actual equipo económico asumió en el Palacio de Hacienda para "terminar con las políticas de shocks". "Comenzamos con un enfoque voluntario que marcó un enfrentamiento con el Fondo Monetario", admitió el funcionario.

Además, subrayó que -más allá del espacio que ocupó en los medios periodísticos la negociación de la deuda desde el default- para la actual conducción económica fue más importante el decreto 905/2002 que marcó la salida escalonada del corralito. La norma se refería al canje de depósitos en el sistema financiero y las compensaciones para las ent

Temas en esta nota