Si no hay acuerdo con el Fondo, la Argentina tiene plan B.

El secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, adelantó que Economía tiene una estrategia en caso que el FMI no acepte postergar pagos por u$s2.000 millones...

Por
18deMayode2005a las08:44

El secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, adelantó que Economía tiene una estrategia en caso que el FMI no acepte postergar pagos por u$s2.000 millones, discusión que se inicia hoy

El secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, aseguró que existe un "plan B" en caso de que no se alcance un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo que hoy debatirá la postergación de pagos por 2.000 millones de dólares solicitada por el país.

Nielsen, principal negociador de la deuda, habló esta noche ante medio centenar de economistas y al ser consultado por uno de ellos sobre si había un "plan B" por si no se llega a un acuerdo con el FMI, sostuvo que "si".

El funcionario no obstante se abstuvo de brindar precisiones sobre cuál es esa alternativa a pesar de las pregunrtas efectuadas durante la reunión realizada en la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

Hace 10 días, antes de partir a Washington para dialogar con el organismo, Nielsen se mostró optimista de alcanzar un acuerdo y recordó que desde que asumió la cartera económica, hace tres años junto al ministro Roberto Lavagna, "se viene diciendo que no vamos a llegar a un acuerdo".

"Ya llevamos dos acuerdos y tengo un inveterado optimismo de que lograremos otro", sostuvo.

Nielsen explicó que "el primer test" de la negociación con el FMI "será el pedido de roll over (postergación) de los pagos que tenemos por los próximos 12 meses" y que sumarían alrededor de 2.000 millones de dólares.

Fuentes del organismo dijeron a la prensa que mañana el directorio comenzará el análisis de ese pedido hecho por Argentina luego de dialogar la semana pasada sobre las cifras macroeconómicas del país.

La definición de Nielsen sobre las negociaciones con el Fondo fue sólo una mínima parte de su exposición sobre la economía argentina en general, y el peso que tendrá la deuda en el futuro.

Al respecto, y 24 horas después de que el propio ministro de Economía, Roberto Lavagna, embistiera contra el "populismo setentista", por la expansión del gasto, y el conservadurismo de los 90, Nielsen retomó esas banderas, y destacó que la necesidad de mantener un superávit fiscal "va a requerir de un gran esfuerzo por décadas".

"Un superávit fiscal del 3 por ciento del PBI es razonable, pero también es un esfuerzo enorme para toda la sociedad. Se equivocan aquellos que creen que están todos los problemas superados y se puede tirar manteca al techo", indicó.

Nielsen destacó que hoy fue un día "de muchísimos rumores", y ponderó que "en el equipo económico no hay fisuras".

Al igual que Lavagna criticó la política económica de los 90, pero también advirtió sobre las posibilidades de que se incrementen los gastos de manera desmesurada.

Temas en esta nota