El FMI prorrogó por un año pagos por US$ 2508 millones.

Son vencimientos no obligatorios; la situación del país se debatirá en un par de semanas...

19deMayode2005a las08:06

Washington.- El Gobierno se aseguró ayer el financiamiento externo que necesitaba para afrontar los pagos de la deuda pública previstos hasta fines de año sin poner en riesgo las cuentas fiscales de 2005, ni las reservas del Banco Central (BCRA), pero a sabiendas de que enfrentará varias contiendas en cuestión de semanas. El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó la postergación por un año de 22 vencimientos por US$ 2508,1 millones que el país debía concretar desde mañana y hasta el 28 de abril próximo, pero anticipó que varios directores desean "discutir las políticas económicas" de la Argentina.

En un comunicado, el Fondo expresó que la decisión de aprobar el diferimiento "está basada en consideraciones técnicas y no está contenida en un compromiso de las autoridades dentro de un programa". Además, anunció que en los próximos días el directorio que conduce Rodrigo de Rato se reunirá para "discutir la política económica de la Argentina en el contexto de la consulta por el artículo IV".

El pedido que había presentado aquí el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, obtuvo el acuerdo unánime de los directores del Fondo por el 100% de los pagos "en expectativa" previstos, sin que tampoco se abstuvieran Italia, Japón o Alemania, tres de los países más críticos de la Casa Rosada.

"Se tomó una decisión estrictamente técnica, basada en las necesidades financieras del país, y esa discusión no está vinculada con el futuro debate para aprobar el artículo IV o para analizar un eventual acuerdo entre el FMI y la Argentina", comentó a LA NACION un alto funcionario del Fondo Monetario.

"Un paso más"

Tras recibir la noticia, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, destacó que la aprobación "es un paso más dentro de la negociación con el organismo multilateral", en la que, afirmó, se avanza "ladrillo por ladrillo".

Según comentaron a LA NACION dos funcionarios del Fondo, la discusión por el artículo IV podría ocurrir en tres semanas más e incluiría como actores decisivos a los directores por Italia -Pier Carlo Padovan- y Estados Unidos -Nancy Jacklin-, entre otros. Esta última es funcionaria del Departamento del Tesoro, un factor decisivo en cada una de las decisiones políticas sobre el caso argentino que tomó el FMI durante los últimos tres años, en concordancia con los planteos del ministro Lavagna.

La relación que Lavagna mantiene con su par del Tesoro, John Snow, podría complicarse, no obstante, con el correr de las semanas, según la defensa que adopte el país ante el Ciadi, donde fue condenado a pagar US$ 149 millones a la firma estadounidense CMS Energy, estimó ayer el Bank of America, uno de los mayores bancos comerciales de Estados Unidos, en un informe reservado al que accedió LA NACION.

"La decisión del Ciadi y la respuesta inicial de la Argentina puede llevar a que Estados Unidos endurezca su posición", ya que así ha actuado antes la Casa Blanca en casos similares y porque se prevé que "afrontará fuertes presiones de los miembros del Congreso cuyos electores incluyen compañías con inversiones en empresas de servicios públicos de la Argentina", recordó el Bank of America. Lavagna intentará avanzar ahora en las negociaciones que conduzcan a la firma de un nuevo acuerdo stand-by de dos años con el FMI, lo que sólo podría definirse a mediados de agosto próximo, como mínimo, para afrontar las obligaciones financieras impostergables que se concentrarán en 2006 y 2007, que incluirán los US$ 2508,1 millones ahora refinanciados por única vez.

"Los pagos vencerán de manera obligatoria un año después de las fechas en las que debían abonarse", dijo ayer el Fondo en su comunicado.

Por ejemplo, la Argentina deberá desembolsar así US$ 747 millones e

Temas en esta nota