El Gobierno, el único que quiere los dólares.

La creencia bajista potencia las ventas...

Por
19deMayode2005a las08:08

Las empresas cerealeras vendieron ayer US$ 115 millones, el segundo mayor monto en un día en tres años

El Estado adquirió US$ 123,5 millones

El Gobierno salió a enfrentar ayer una verdadera avalancha de divisas y, para evitar que la cotización del billete se viera afectada, adquirió US$ 123,5 millones, un esfuerzo con el que logró hacer subir un centavo la cotización minorista del billete (volvió a $ 2,91), aunque no hizo mella en el precio mayorista, que se mantuvo en $ 2,885.

La jornada dejó tres datos:

La fuerte intervención del Central, que adquirió US$ 99,5 millones (el segundo monto en importancia en el año), tal vez liberado de la presión que supone la emisión de pesos (por esas compras inyectó unos $ 290 millones en el mercado) tras dos días de haber desplegado una intensa actividad de absorción mediante pases y una mayor colocación de deuda (Letras y Notas). Como contrapartida de esta actividad, las reservas no dejan de crecer y ya superan US$ 21.820 millones.

El mayor acompañamiento que el ente monetario tuvo en su tarea antirrevaluación del peso por parte del Banco Nación, que ayer adquirió US$ 24 millones para el Tesoro, la cifra más elevada en 7 jornadas. Según los operadores, la reaparición de esa entidad muestra que la recaudación de impuestos "viene bien"; el Tesoro rearmó su caja, y recuperó poder para seguir acumulando dólares.

El nivel récord de liquidación de divisas por parte de los exportadores, lo que estaría indicando que el sector asume que en el corto plazo el tipo de cambio no variará sustancialmente y, por lo tanto, no demora el ingreso de sus divisas, acentuando la estacionalidad de sus ventas que contribuye en el proceso de apreciación del peso. La cámara aceitera, que agrupa a las empresas de esa actividad y a los exportadores cerealeros, informó ayer que sus asociados se desprendieron de US$ 115,515 millones, la segunda cifra en importancia para un solo día de negocios en tres años.

Pese al esfuerzo oficial, la expectativa del mercado sigue siendo bajista. Así lo corroboró otra vez ayer el comportamiento de los precios en el mercado de futuros, que cerró con bajas para los contratos pactados en el Rofex. Allí, la cotización cerró a $ 2,89 para fines de mes; $ 2,882 para fines de junio y $ 2,892 para cuando termine julio. Los precios en esa plaza sólo están por arriba de $ 2,90 de agosto en adelante.

Por si faltaran señales y hechos que corroboraran la decisión que el Gobierno tomó de defender un tipo de cambio "competitivo", el secretario de Industria, Miguel Peirano, volvió a defender anoche la política cambiaria oficial.

El funcionario, que la semana anterior comprometió su palabra al respecto ante los industriales agrupados en la UIA, señaló ayer que "si el dólar estuviese a $ 2,40, como reclaman algunos sectores financieros, la Argentina iría hacia el estancamiento". Lo hizo al hablar ante un centenar de dirigentes pymes convocados en la clausura de un encuentro realizado por la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA).

Boden 2014, un buen negocio

El Boden 2014, el primer bono poscrisis adjudicado de manera voluntaria en el mercado, debutó ayer en la Bolsa de Comercio con una cotización de $ 81,60 por cada lámina de 100, lo que implica un rendimiento del 5,97% más el CER. El título, sin embargo, cerró la rueda levemente por debajo de la primera valorización, al quedar en $ 81,30 con un rendimiento de 6,03%+CER. El 4 de este mes el Gobierno colocó $ 1000 millones en Boden 2014, un título por el que entonces le pagaron $ 78,7, con un rendimiento del 6,5% más CER. Los que lo compraron ya hicieron un buen negocio.

Temas en esta nota