La invernada suma kilos al negocio ganadero.

Por segunda semana consecutiva, Rosario es el foco del sector ganadero nacional...

20deMayode2005a las08:48

Rosario. Por segunda semana consecutiva, Rosario es el foco del sector ganadero nacional. Esta vez, la excusa es el Primer Congreso Nacional de Invernada, organizado por la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), que culmina hoy en el Patio de la Madera, con la presencia de 1.800 personas, sin contar los asistentes que lo siguen por Internet.

Bajo el lema “El negocio ganadero depende de todos nosotros”, el encuentro tiene por eje la actualización en técnicas y criterios empresariales para aumentar la eficiencia y productividad de los establecimientos de invernada.

“Tenemos que reposicionar a la ganadería argentina y trabajar en forma integrada”, subrayó el presidente de Aacrea, Marcelo Carrique, minutos antes del inicio del congreso, que cuenta con la presencia de especialistas nacionales y expertos de Australia, Suiza, Brasil y Uruguay.

En cada charla, sea formal o informal, se ratifican las hipótesis y pronósticos optimistas que se tejen sobre el futuro del sector. “Pero es necesario que no se repitan los errores del pasado”, alerto Juan Cruz Jaime, de la Universidad Católica Argentina (UCA).

En un repaso histórico, alertó también sobre la necesidad de contar con una dirigencia agropecuaria profesionalizada y altamente participativa. “Las retenciones son un hecho, y los precios máximos y las vedas vuelven al lenguaje de los políticos en cuanto la inflación se acelera un poco”, advirtió.

Como para calentar el ambiente, el productor brasileño Leoncio Souza Brito puso el dedo en la llaga al exclamar: “¡Cómo pueden permitir que el Gobierno siga con las retenciones!”, a lo que asistieron en silencio.

Lo cierto es que, más allá de las vicisitudes internas, la mayor demanda de la Unión Europea y el acceso a nuevos mercados –especialmente Estados Unidos– siguen alentando un horizonte promisorio.

“Se espera que factores como el aumento poblacional y la creciente prosperidad económica incrementen el consumo de carne vacuna en 22 por ciento para 2015, y en 44 por ciento para el 2030”, adelantó el uruguayo Ricardo Vernazza Paganini, director para América Central y del Sur del Meat Export Federation (Federación de Exportadores de Carne) de los Estados Unidos.

Apuesta

“Estamos convencidos de que el negocio de la invernada tiene vigencia, es sustentable y se complementa con la agricultura”, afirmó Benito Sánchez, del Crea Laboulaye-Buchardo, quien comentó la experiencia desarrollada en el establecimiento San Antonio, ubicado a 5 kilómetros al este de Buchardo, en el departamento General Roca.

Con tradición invernadora, la región experimentó en las últimas campañas un importante giro hacia la agricultura. En la explotación mixta, conformada por 669 hectáreas (50 están alquiladas), la superficie destinada a ganadería perdió la mayoría, al caer del 61 al 48 por ciento.

Además, los avances tecnológicos elevaron la cotización agrícola frente a condiciones climáticas adversas, y aportó mejores resultados económicos. “Para mantener el planteo ganadero con alta carga por hectárea hubo que consumir todas las reservas y evitar pérdidas en ventas por novillos mal terminados”, comentó Sánchez.

Por lo tanto, se inició un proceso de readaptación –el desafío fue mantener el stock de carne– para aumentar la carga animal y fortalecer el esquema de alimentación. Pasto y praderas son el eslabón principal de la cadena forrajera, con un manejo estratégico de la suplementación, que consiste en silo de maíz, grano y rollo molido, y grano nuevamente.

Si bien la suplementación tiene períodos variables, según la oferta forrajera y la carga, generalmente arranca en abril y aumenta gradualmente hasta llegar al invierno, para luego ir decayendo c

Temas en esta nota