El caso australiano: cooperación entre productores, industria y gobierno

Peter Weeks - Meat and Livestock Australia

20deMayode2005a las13:12

Mediante entidades como la Organización Carnes y Ganado de Australia (Meat and Livestock Australia) productores, industriales y gobernantes de ese país trabajan conjuntamente en el crecimiento de la actividad ganadera.

Durante la jornada de apertura del 1º Congreso Nacional de Invernada organizado por AACREA en la ciudad de Rosario, el Lic. Peter Weeks, representante del Meat and Livestock Australia (MLA) explicó a los asistentes cómo el organismo trabaja de manera conjunta con productores, industriales y funcionarios para potenciar el negocio ganadero en uno de los principales países exportadores de carne del mundo.

En primer término, comentó que "Australia tiene más ganado que personas y a pesar de que el consumo promedio de carne es de 38 kg/persona, más de dos tercios de la carne producida se exportan. Australia provee de una amplia variedad de productos cárnicos a más de 100 mercados en todo el mundo".

Según Weeks, la explicación a que su país se encuentre entre los principales exportadores de carne del mundo -pese a contar con un stock de 28 millones de cabezas- se encuentra en el interés por exportar aunado a la seguridad alimentaria y la ausencia de enfermedades.

"Una de las claves del éxito de la exportación de carne australiana se debe a los programas de integridad y calidad del producto, promoción y marketing, e investigación y desarrollo. Estos programas constituyen un buen ejemplo de cooperación industria/gobierno y productor/procesador", destacó.

Al respecto, se refirió al surgimiento del MLA, cuyos inicios se remontan a la creación de la Junta Australiana de Carnes en el año 1936 con el propósito de regular el comercio con el Reino Unido, integrada por productores, procesadores y exportadores y financiada con un gravamen a las ventas al exterior. "En 1998, el gobierno australiano acordó un cambio radical en el ámbito de las promociones, transformando en voluntario el gravamen a los procesadores y creando una nueva empresa privada, la Meat and Livestock Australia, formada para hacerse cargo de la promoción e investigación en representación de los productores", a quienes el gobierno continúa cobrándoles obligatoriamente 3.5 dólares australianos por cada animal vendido, agregó.

Como se trata de una empresa privada, propiedad de los productores, comentó que el gobierno le otorgó al organismo la facultad de gastar discrecionalmente el dinero recaudado, excepto una porción que se destina a la prevención de enfermedades de los animales y control y monitoreo de residuos químicos, a cargo de entes oficiales.

"Según el nuevo ordenamiento, son los grupos industriales (productores, procesadores y exportadores) quienes desarrollan el Plan Estratégico para la Industria Cárnica, que define la visión y dirección general de las actividades de promoción de MLA", explicó Weeks y destacó que son los productores quienes fijan los gravámenes a pagar por transacción durante la Asamblea General Ordinaria del organismo. Luego, el MLA y los productores acuerdan los objetivos del Plan Estratégico para la Industria en cada una de sus áreas.

Asimismo, mencionó la importancia del programa de seguridad alimentaria, clave para mantener el acceso a mercados como Norteamérica y Asia, que se basa en el control de enfermedades y residuos químicos, identificación del ganado, trazabilidad del producto y aseguramiento de la calidad.
Sobre este último aspecto, Weeks comentó una iniciativa del MLA a partir de la cual se buscó mejorar la calidad de las carnes y que consistió en "una de las pruebas sensoriales más grandes del mundo" con el propósito de identificar las claves de la terneza. "Se trata de normas que garantizan la terneza a través de un sistema que cubre de "la tranquera al plato" y que asegura que la producción, el transporte, el pr

Temas en esta nota