Evalúan medidas para regular los capitales especulativos.

El Ministerio de Economía y el Banco Central planean fijar en 360 días la permanencia mínima de los fondos en el país...

Por
23deMayode2005a las08:09

El Ministerio de Economía y el Banco Central buscarán esta semana implementar medidas para regular el ingreso y salida de capitales al país, con el fin de evitar la especulación financiera que presione la cotización del dólar.

Para esta semana, técnicos de ambas carteras tienen previsto intercambiar trabajos sobre las posibles medidas a implementar, entre ellas la de extender a 360 días el plazo obligatorio de permanencia de los capitales que ingresen al país.

A un mes de asumir la presidencia, Néstor Kirchner impuso, en junio del 2003, que los capitales deban permanecer un mínimo de 180 días en el país.

Ahora "está bajo análisis la posibliidad de extender ese período", reconoció el ministro de Economía, Roberto Lavagna.

Además, "en este momento, el Banco Central tiene en curso unas 185 inspecciones a fin de asegurar el cumplimiento de ese período mínimo de 180 días" de permanencia de los capitales.

Todas estas medidas buscan regular el ingreso y salida de capitales para evitar una depreciación brusca del dólar, si siguen entrando en grandes cantidades, o una rápidad suba, si salen de la plaza.

En lo que va del mes, las compras del Banco Central superan los 1.030 millones de dólares y se acerca al récord de compras de 1.400 millones de diciembre del año pasado.

El Banco Central compró en lo que va del año 2.327 millones de dólares, y pese a ello el peso acumula un revalorización del 2,67 por ciento.

Lavagna rechaza una fuerte baja en el tipo de cambio. "Hay algunos economistas conservadores que están sugiriendo un dólar a 2,20 pesos. Vamos a trabajar efectivamente para que no sea así", dijo el ministro.

"Ya tuvimos 11 años de ficción cambiaria y así nos fue. Vamos a trabajar por defender la producción y el trabajo nacional", afirmó.

Economía teme que un dólar a menos de 2,90 pesos para la venta, frente a un real que se equipara, provoque un ingreso masivo de productos brasileños que afecten la recuperación industrial del país y genere nuevas fricciones en el comercio bilateral.

Pero además teme que capitales especulativos estén pasando de dólares a pesos, tomando posiciones en activos financieros que se reajustan por inflación, o por sobre ella, para luego volver a la divisa y salir del país.

"No queremos esos capitales", dice una y otra vez Lavagna, mientras que en el Palacio de Hacienda buscan las alternativas para frenar esos movimientos.

Economía y el Banco Central buscan acordar estas medidas antes de que la justicia norteamericana libere de manera efectiva el embargo que pesa sobre los bonos en default y se realice el cambio de esos títulos por los nuevos.

Estiman que una vez que se realice el canje, el ingreso de dólares podría aumentarse y afectar aún más la paridad.

Temas en esta nota