Crearían un registro para comprar bonos.

Economía y el Central buscan así frenar el ingreso de capitales especulativos; hoy podría concretarse el canje de la deuda...

23deMayode2005a las09:02

El Gobierno analiza implantar una restricción adicional al ingreso de capitales especulativos luego del canje de la deuda (que podría concretarse hoy), mediante un registro para autorizar cada operación de compra de bonos soberanos desde el exterior.

Fuentes del Palacio de Hacienda confirmaron a LA NACION que "en las próximas semanas" habrá una definición sobre este proyecto, que eventualmente se aplicaría mediante un decreto. El mencionado registro se destinaría para la deuda de corto y largo plazo emitida en el mercado secundario, pero sin afectar los instrumentos de la Tesorería que se lancen en los próximos meses para avanzar en el programa financiero, a falta de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El registro, que podría funcionar dentro de la órbita de Economía o del Banco Central, actuaría como "filtro" para cada operación de compra de los títulos emitidos en el mercado secundario. La intención oficial, se aclaró, "no es cerrar la ventanilla para los inversores financieros", aunque la decisión podría provocar ciertos nervios en el exterior. Fuentes del Banco Central confirmaron que estas medidas "están en estudio" y agregaron que hay una tercera posibilidad que no debe descartarse: la aplicación de un encaje del 20% sobre los depósitos que generen esos fondos.

El objetivo de estas opciones es evitar una baja en el valor del dólar más allá de los $ 2,90 tras la salida del default. En este sentido, el ministro Roberto Lavagna sostuvo el viernes último que está "bajo análisis" la extensión del plazo mínimo de depósito para los capitales financieros.

"Saben que tenemos un pedido de 180 días que hemos fijado; hay en este momento en curso unas 185 inspecciones que está haciendo el Banco Central, a fin de acelerar el cumplimiento de ese pedido de 180 días, y está bajo análisis -simplemente bajo análisis- la posibilidad de extender el período", dijo el ministro, con un tono cauto. Si se concretara, el período mínimo se llevaría a 360 días.

En estas inspecciones técnicas el Banco Central no detectó demasiado movimientos de ingreso y egreso de capitales, pero el organismo que conduce Martín Redrado pretende brindar señales claras sobre la aplicación de la normativa reglamentada a fines de junio de 2003.

Apuro por el canje

Tanto Economía como el Central consideran que, con el nacimiento de los nuevos bonos que lanzará el Gobierno para salir del default, es necesario frenar los fondos especulativos que se sientan atraídos por el buen rendimiento de los títulos argentinos.

El apuro en aplicar este menú de restricciones se debe a que, con una demora de 53 días respecto de su fecha original, la Argentina concretaría hoy el canje de la deuda para salir del default. El intercambio de bonos será posible una vez que el juez Thomas Griesa reciba esta mañana la notificación del fallo de la cámara de apelaciones de Nueva York que dispuso el fin del embargo contra US$ 7000 millones en títulos soberanos. Fuentes del Palacio de Hacienda indicaron ayer a LA NACION que "es posible" que si Griesa notifica de inmediato la medida al Bank of New York (BoNY) -donde están depositados los bonos- el Gobierno cambie los títulos en default por los nuevos en el mismo día. "Técnicamente se puede hacer", aclaró el funcionario.

Una vez que se cierre este capítulo, iniciado a fines de diciembre de 2001 con la declaración del default, el Palacio de Hacienda y el BCRA intentarán acelerar las gestiones con el FMI para lograr una refinanciación de los pagos. Los negociadores saben que el presidente Néstor Kirchner no tiene ningún apuro por sellar otro acuerdo antes de las elecciones de octubre, y admiten que puede haber nuevas colocaciones en el mercado, pero preferirían contar c

Temas en esta nota