Advierten que sin inversiones el crecimiento se detendrá.

El Instituto para el Desarrollo Social Argentino remarcó que la capacidad instalada de las empresas ya casi está cubierta...

Por
24deMayode2005a las08:32

(NA) - El aumento en la tasa de desempleo registrado en los últimos datos oficiales, además de responder a factores estacionales, confirma que la etapa de la "recuperación está finalizando", aseguró el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA).

El viernes pasado, el INDEC difundió el índice de desocupación que subió 12,1 por ciento en el último trimestre de 2004 al 13 por ciento en el primero de este año.

Desde el Gobierno explicaron que este incremento obedeció a "factores estacionales", aunque también aclararon que las cifras de abril muestran un descenso en el desempleo.

En relación al último trimestre de 2004, en la Argentina se destruyeron 320 mil puestos de trabajo, puntualizó la entidad.

La mayor parte de los empleos perdidos se tradujo en gente que se retiró del mercado de trabajo, que fueron casi 200 mil personas; el resto se materializó en un aumento del desempleo de aproximadamente 120 mil personas.

Si la gente que se retiró del mercado de trabajo, se hubiese mantenido activa, la tasa de desempleo sería del 14 por ciento, en lugar del 13 como difundió el INDEC.

Para IDESA, el crecimiento en la desocupación reconoce otros factores y explicó que "para generar empleos no alcanza con la licuación de costos laborales que produjo la devaluación, sino que es necesario repensar con imaginación la institucionalidad laboral".

En tal sentido, señaló que "a partir de ahora, los aumentos de actividad económica no se pueden seguir sustentando en la utilización de capacidad instalada ociosa, sino que es necesario acelerar la inversión".

La entidad señaló que "aprovechando la gran capacidad ociosa que había dejado la crisis, la actividad económica se recuperó a tasas superiores al 8 por ciento anual, aun cuando la inversión fue y sigue siendo muy baja".

"El aumento del PBI vino asociado con un muy importante incremento del empleo producto de la caída de los salarios que produjo la devaluación. El salario real de la economía cayó originalmente un 23 por ciento, y aún en marzo de 2005 todavía estaba un 13 por ciento por debajo del salario real de diciembre de 2001", sostuvo.

En tal sentido, remarcó que "este costo laboral muy bajo hizo que el crecimiento económico estuviera acompañado de una alta tasa de generación de puestos de trabajo".

Sin embargo, admitió que "dado que los salarios no se han terminado de recuperar, no es raro que genere sorpresa la información difundida por el INDEC para el primer trimestre de 2005".

Computando como desempleados los beneficiarios de Plan Jefes, la tasa en lugar de 16,6 hubiese sido del 17,6 por ciento.

Temas en esta nota