Vuelven a defender el dólar alto.

Fue uno de los pocos que se ganaron aplausos en medio de su exposición. Las palabras del secretario de Industria, Miguel Peirano, eran parte de lo que los ejecutivos esperaban escuchar de representantes del Gobierno durante este foro...

Por
28deMayode2005a las08:41

Mar del Plata (De nuestro corresponsal).- Fue uno de los pocos que se ganaron aplausos en medio de su exposición. Las palabras del secretario de Industria, Miguel Peirano, eran parte de lo que los ejecutivos esperaban escuchar de representantes del Gobierno durante este foro, que tuvo su cierre anoche. "Tenemos que mantener un superávit fiscal y exterior, y un tipo de cambio muy competitivo", subrayó ayer el funcionario. Luego, en declaraciones a Radio del Plata, fue más preciso: "Tener un dólar competitivo, en torno de 2,90 pesos, es importante para que la actividad económica siga creciendo".

Con estas condiciones, sumadas a reglas de juego macroeconómicas favorables, estrategias claras en las negociaciones internacionales e incentivos a los sectores productivos, fundamentalmente las pequeñas y medianas empresas (pymes), Peirano consideró que se puede continuar y avanzar con una política de crecimiento equilibrado. "El sector [industrial] se recuperó un 44% en los dos últimos años, señal clara de que la industrialización está en marcha", destacó.

Peirano justificó un dólar relativamente alto a partir de las experiencias del país. Señaló entonces los años de la "tablita" implementada a mediados de los 70 por el entonces ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz y el plan de convertibilidad de los 90 como las épocas menos beneficiosas para la industria. "Cada vez que hubo atraso cambiario la industria perdió participación en el PBI", recordó.

Esto provocó, tal como lo puntualizó antes Bernardo Kosacoff, director de la Cepal en Buenos Aires, que la Argentina hoy tenga en pie apenas la mitad de las pymes que existían en 1978.

Por eso, durante ambas jornadas de trabajo hubo pedidos para que se transite con más decisión hacia el fomento de exportaciones con mayor valor agregado. Lo reclamó, por ejemplo, el sector molinero, que criticó las ventas al exterior de trigo sin procesar. Y lo recomendó la industria farmacéutica, que sólo en el año último colocó producción en el exterior por 345 millones de dólares.


Temas en esta nota

    Load More