Para S&P, la Argentina salió del default.

La calificadora de riesgo crediticio elevó la nota de los bonos de la deuda que entraron en el canje a un nivel de regularidad...

Por
02deJuniode2005a las08:16

Consideró "estable" la perspectiva futura

Es la misma calificación que tienen países como Bolivia y Ecuador, y aún es más baja de la que tenía el país en los primeros años de la década del 90

Ante el inminente cierre del canje, la calificadora de riesgo crediticio Standard & Poor´s le retiró ayer a la Argentina la nota de default selectivo, aunque advirtió que hay ciertos riesgos en la futura sustentabilidad de la deuda. En un comunicado difundido en Nueva York, S&P anunció una suba de la nota de las emisiones de deuda a largo plazo de la actual "SD" (default selectivo, en inglés) a "B-" y de las emisiones a corto plazo de "SD" a "C"; en ambas calificaciones se asignó una perspectiva "estable" para esos títulos. En tanto, los bonos de deuda pública que no ingresaron en el canje mantienen la nota de "default".

Fuentes del Palacio de Hacienda expresaron su conformidad por el cambio. "Siempre una mejora es positiva", comentó a LA NACION un funcionario.

La directora general de Standard & Poor´s, Jane Eddy, sostuvo que "la perspectiva «estable» es el balance de la reducción de deuda del Gobierno y las incógnitas sobre su capacidad de mantener una trayectoria económica estable a mediano plazo y obtener mejor acceso a los mercados".

La nueva nota, que está en la misma escala que las de Ecuador y Bolivia, se ubica dos escalones por debajo del BB- que S&P otorgó en la primera mitad de los años 90, tras la normalización de la situación financiera del país luego del Plan Brady.

"Las futuras calificaciones crediticias de la Argentina dependerán largamente de la posición fiscal de la Argentina, especialmente de su capacidad para contener la presión de aumentar el gasto público si el crecimiento económico pierde fuerza", advirtió S&P, que también elevó a B- la calificación de los Boden y de las deudas de Mendoza y de la ciudad de Buenos Aires.

La firma aclaró que no modificó las notas de los bancos ni de las empresas, ya que "los principales riesgos que afectan la capacidad de generar ingresos de las entidades que operan en el país (en especial el riesgo institucional) no han cambiado de manera significativa por la conclusión del canje de deuda".

En diálogo con LA NACION, la directora de la oficina local de S&P, Marta Castelli, dijo que el incremento de la nota no fue más allá de B- porque "si bien el contexto es bueno, si se desaceleran los precios de las materias primas y suben las tasas de interés, puede haber menos crecimiento", lo que afectaría la capacidad de repago del país. "Además, hay inflación y limitaciones en el sistema financiero", explicó Castelli.

La ejecutiva indicó que, si bien hay una fuerte demanda de bonos argentinos por las atractivas tasas de interés que ofrecen, "no hay tanto interés por las inversiones reales".

Por otro lado, consideró que pese a la quita lograda con el canje, la relación de la deuda con el PBI sigue siendo "bastante alta", ya que se ubica en un 70%. Además, advirtió que "si bien la nueva deuda no genera muchos servicios (pago de intereses) en el corto plazo, se suma a la deuda que ya se pagaba (como los Boden) y a los pagos a las entidades multilaterales, por lo que la carga financiera es importante".

En este sentido, Castelli admitió que un acuerdo con el FMI, que permita refinanciar parte de esa deuda, "nos llevaría a reanalizar el escenario", con una eventual suba adicional de la calificación soberana.

En este contexto, el grupo francés de seguros de crédito para el comercio internacional Coface informó que el índice de riesgo país en América latina mejoró ligeramente (-0,7%) por el ascenso de la calificación argentina (de D a C).


Temas en esta nota

    Load More