Más medidas contra fondos especulativos.

Temen una inundación de capitales externos que haga caer más el dólar, en un período de mayor liquidación de divisas...

06deJuniode2005a las08:08

Se establecerían encajes del 20% y se crearía un registro para comprar bonos

Admiten que, de todos modos, quedarán ventanas abiertas para el ingreso de fondos de corto plazo

Los conductores de la política económica avanzarán en nuevos mecanismos para el control de capitales especulativos ante el temor de una "inundación" de fondos del exterior que refuerce la corrida contra el dólar, aunque admiten que la prioridad oficial consiste en sostener el tipo de cambio real y no el nominal.

Fuentes del Ministerio de Economía y el Banco Central indicaron ayer a LA NACION que, tras haber duplicado el plazo mínimo de permanencia de depósitos de 180 a 365 días hace poco más de una semana, el paso siguiente será un decreto que establecerá un encaje no remunerativo del 20% para las cuentas abiertas desde el exterior.

Y el tercer instrumento que tiene reservado el Gobierno es la creación de un registro para comprar bonos en el mercado secundario, tal como adelantó LA NACION hace dos semanas.

En este sentido, las fuentes indicaron que la avalancha de divisas que comenzó en abril no se va a detener, y por lo tanto hay que redoblar los mecanismos para frenarla.

El viernes último, el Banco Central intervino en el mercado comprando US$ 190,5 millones y acumuló un total de US$ 387,5 millones durante la semana pasada, a los que deben sumarse US$ 203 millones adquiridos por el Gobierno con fondos del Banco Nación. "La inundación va a seguir", sostuvo la fuente del equipo económico.

Frente a los temores que generan estas continuas intervenciones oficiales para mantener un tipo de cambio en torno de $ 2,90, en Economía y el BCRA prefieren prevenir un mayor ingreso de divisas. Al respecto, en el Banco Central afirman que hay tres factores que se conjugan para presionar al peso hacia arriba: "En el segundo trimestre del año habitualmente hay mayores liquidaciones por la cuestión comercial y los pagos impositivos, a lo que ahora se suma el cierre del canje de la deuda".

En ambos organismos admiten las dudas que existen sobre la efectividad de estos controles, dada la amplia gama de ventanas que tienen los capitales financieros para entrar y salir del país. Pero al mismo tiempo reconocen que no pueden excederse en el abanico de los controles porque podría perjudicarse un objetivo clave de la política económica, como es el crecimiento del comercio exterior. Atrapados en esta disyuntiva, los técnicos oficiales creen que una leve baja en el tipo de cambio nominal, que no afecte la competitividad real del peso, podría restarles fuerza a estas especulaciones del mercado.

"La competitividad del peso es importante, pero también sería bueno brindarle cierta volatilidad al dólar, para no otorgarles certeza a los especuladores de que van a ganar con un tipo de cambio casi fijo como el actual", sentenció una fuente del Central, que de inmediato aclaró la coincidencia estratégica entre el presidente Kirchner y sus principales colaboradores económicos en materia cambiaria.

De todos modos, precisaron en el BCRA, las medidas mencionadas están en estudio en la Secretaría de Finanzas, que conduce Guillermo Nielsen. La permanencia de Nielsen en el equipo económico plantea algunas dudas luego del cierre del canje de la deuda para salir del default, debido a la presunta sensación del funcionario de que su etapa -y la de parte de su equipo de confianza- en el Gobierno podría haberse agotado.

Mientras tanto, el equipo económico respira con tranquilidad porque hoy culminará el primer pago a los acreedores privados que aceptaron el canje de la deuda en todas las jurisdicciones (ver esta misma página), y espera retomar en el corto plazo las negociaciones para lograr un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), si

Temas en esta nota