Rato reclamó por la deuda en default

El jefe del FMI insistió en pedir una estrategia realista respecto de los US$ 19.500 millones en bonos que no entraron en el canje...

09deJuniode2005a las08:11

En el Ministerio de Economía creen que al Fondo no le preocupa tanto el tema porque Lavagna ya prometió abordarlo l Dicen que la discusión principal será fiscal y monetaria

No es la Argentina contra Brasil, pero también es un clásico. El enfrentamiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a ponerse ayer de manifiesto cuando el director gerente del organismo, Rodrigo de Rato, insistió en reclamar que "claramente las autoridades argentinas deben establecer una estrategia realista sobre su deuda impaga", los US$ 19.500 millones en bonos en default.

Rato desmintió, sin embargo, que el FMI no pueda darle nuevos préstamos a la Argentina -para que el país salde los que vencen, no dinero fresco- hasta que solucione la contienda con los "hold outs" (los bonistas que decidieron quedarse afuera del canje). "No, yo no he dicho eso", se preocupó en aclarar el responsable del Fondo cuando la prensa lo abordó en una convención del Bundesbank (banco central alemán), en Francfort.

Un día después de que el presidente Néstor Kirchner admitiera la posibilidad de un acuerdo de refinanciación con el FMI antes de septiembre, Rato reconoció que el canje de la deuda en default constituyó "un paso hacia adelante muy importante". Otra etapa relevante, según Rato, será la reunión del directorio del Fondo del 20 del actual donde se hará la revisión anual de la economía argentina, el procedimiento denominado artículo IV, que se practica con todos los países miembro.

En ese encuentro deberá aprobarse el informe que elaboró el staff del FMI sobre la evolución económica y las reformas estructurales. Una vez finalizada, "es cuestión de las autoridades argentinas pedirnos un programa, si lo necesitan", dijo Rato.

El Gobierno todavía no lo pidió, pero tanto Kirchner como el ministro de Economía, Roberto Lavagna, declararon que lo buscarán siempre y cuando no implique nuevos ajustes. El ministro sabe que, cuando era funcionario del gobierno de Duhalde, en enero de 2003, consiguió un acuerdo con el FMI 20 días después de aprobarse el artículo IV. "Lavagna quiere un acuerdo con el Fondo en la medida en que no inhiba las políticas fiscal y monetaria que estamos desarrollando", afirmó una alta fuente de Economía. ¿Y qué pasa con los hold outs? "El FMI no está insistiendo tanto con eso", dijo el funcionario.

Lavagna ha reconocido que a su debido momento se abordaría una solución a este pasivo contingente. En el ministerio trascendió que la opción más viable sería un nuevo canje con una oferta de pago aún más acotada que la presentada a principios de año. En tanto, Kirchner ha declarado que en su gestión, es decir, hasta 2007, no se ocuparía del tema.

En Economía admiten que "el staff del FMI tuvo amplitud de criterio para entender a la Argentina", pero la discusión en el directorio "será de naturaleza más política". Comentan que los técnicos del Fondo no objetaron "demasiado" en su informe del artículo IV. "Nos preguntaron en general por la estrategia de reformas estructurales, sobre todo en el sector bancario. Nosotros les explicamos que tenemos un enfoque gradualista, sobre en todo en el saneamiento de la banca", manifestó la alta fuente.

El staff también cuestionó asuntos de corto plazo, como la inflación. "Ellos opinaban que la economía estaba recalentándose y que el fenómeno era de aceleración permanente, mientras que nosotros decíamos que era transitorio. Este fue el principal punto de discusión", recordaron en Economía. Por eso, en esa cartera no creen que el FMI presione por un inmediato incremento de tarifas: "A nadie se le ocurre hablar de aumentarlas en este momento, por razones políticas [las elecciones legislativas de octubre] y económicas [la elevada inflación]".

C

Temas en esta nota