Acciones vs bonos

Con la entrega de los nuevos bonos, finalmente el país normalizó su situación financiera ante los ojos del mundo...

Por
15deJuniode2005a las09:22

Con la entrega de los nuevos bonos, finalmente el país normalizó su situación financiera ante los ojos del mundo. Por lo tanto, ahora es tiempo de pensar en una visión estratégica para los activos financieros argentinos a mediano y largo plazo.

En cuanto a los bonos, el contexto internacional actual de inflación contenida y bajas tasas de interés resulta beneficioso para los mercados emergentes, dentro de los que se encuentra el argentino. A su vez, el superávit de cuenta corriente y el excedente fiscal son fundamentos de importancia para mantener una expectativa de bajas tasas de interés reales en nuestro país. De la misma forma, la posible apreciación real del peso es otro factor favorable. Así, aunque el Gobierno anunció que continuará emitiendo deuda pública para cubrir vencimientos en los próximos meses, la demanda parecería estar asegurada por el lado de los inversores institucionales. Por el mismo lado, los inversores del exterior ven con agrado los bonos argentinos ya que poseen rendimientos difíciles de conseguir en otros mercados.

Por otro lado, en un contexto de bajas tasas las acciones parecerían tener un futuro promisorio. Sin embargo, en un mercado de renta variable de dimensiones reducidas como el nuestro, si los inversores institucionales se dedican de lleno a la renta fija dados los interesantes rendimientos actuales, las acciones podrían verse relegadas a un segundo plano. Es importante destacar también que las valuaciones, tanto en términos absolutos como relativos, no resultan atractivas en nuestro mercado accionario.

De esta manera, consideramos que los inversores locales deben privilegiar la renta fija por sobre la variable. Entendemos que las mejores oportunidades se presentan en el segmento de bonos nominados en pesos de corto plazo, los cuales muestran rendimientos nominales en torno al 20 por ciento anual (Pre5), y en los títulos con ajuste del CER de más largo plazo, cuyos rendimientos reales exceden el siete por ciento anual (DIVP).


Temas en esta nota

    Load More