Busca el BCRA que la banca se desarrolle más en el interior.

Estableció nuevos criterios y requisitos...

Por
17deJuniode2005a las07:55

Bajó hasta tres veces la exigencia mínima de capitales para emplazar bancos en las zonas menos desarrolladas del país

Y la aumentó un tercio para instalarse en la Capital Federal

En un intento de incentivar la radicación de entidades en las regiones del país con menos servicios financieros, el Banco Central (BCRA) aprobó ayer una reforma en los capitales mínimos exigidos para ingresar en la actividad, que hasta ayer se establecían sobre la base de un criterio único y universal, y desde hoy incorporan una diferenciación según el grado de bancarización e ingresos de la región donde la institución estudie radicarse.

La nueva norma para la instalación de bancos, que oficializará hoy el BCRA, reduce hasta tres veces la exigencia de capital mínimo inicial para establecer una compañía financiera en las regiones del país con menor desarrollo del sistema bancario, al hacer caer de $ 15 millones a $ 5 millones ese requerimiento. Pero incrementa en un tercio el monto mínimo que será necesario acreditar para abrir una institución en la Capital Federal, la región más desarrollada del país, al subirlo a $ 25 millones.

Según pudo saber LA NACION de fuentes confiables, los criterios que permitieron esta readaptación, reclamada por los banqueros y por el ministro de Economía, Roberto Lavagna, fueron dos:

El establecimiento de reglas diferenciales según las cuatro zonas geográficas en las que se dividió el territorio nacional.

El reconocimiento de un nuevo tipo de institución para desarrollar negocios: el de compañía financiera.

Hasta aquí la normativa vigente sólo diferenciaba entre dos tipos de entidades: las financieras (en general) y los bancos mayoristas. Mientras que para las primeras fijaba en $ 15 millones el requerimiento mínimo de capital, para los bancos mayoristas esa exigencia bajaba hasta los $ 10 millones.

La instalación de nuevas entidades financieras requiere la previa autorización del BCRA, conforme a lo previsto en el artículo 7° de la ley de entidades financieras. Al presentar la solicitud, los interesados deben abonarle al ente monetario $ 51.000 en concepto de costo de evaluación de la propuesta y, en caso de otorgarse la autorización, un canon de $ 900.000 con anterioridad a la iniciación de actividades. Estos precios no serían revisados.

Pero ya no será lo mismo intentar abrir una entidad en el porteño barrio de Congreso que en Ituzaingó o el Gran Rosario, Tucumán o algún punto de Catamarca. Aunque parezca, la enumeración no es caprichosa. La zonificación diseñada anoche define como zona bancariamente más desarrollada a la ciudad de Buenos Aires, seguida por los alrededores de las grandes ciudades de todo el país (Capital Federal, Rosario, Córdoba, Mendoza, Neuquén), las ciudades que le siguen en desarrollo e importancia (Río Gallegos, San Miguel de Tucumán) y el resto de las localidades menores. Quien quiera abrir un banco deberá aportar entre $ 8 millones y 25 millones según se trate de una zona más o menos desfavorable. Quien en cambio opte por instalar una financiera desembolsará de $ 5 a 10 millones, según el mismo criterio.

Según datos que reveló Lavagna hace sólo unas semanas, en el país hay 179 localidades de entre 2000 y 20.000 habitantes que no tienen ningún servicio financiero. Otras cuatro millones de personas que viven en pueblos más chicos también carecen de ellos. El paso que dio ayer el Central al menos intenta empezar a torcer esa historia.



Temas en esta nota