¿Es necesario el uso de curasemillas fungicidas en el cultivo de trigo?

La respuesta a esta pregunta la trataremos de dar en el presente artículo técnico, pero primero seria importante que analizáramos que ocurre con las semillas, los patógenos y el suelo, antes y después de la siembra.

Por
16deAgostode2005a las09:00

La respuesta a esta pregunta la trataremos de dar en el presente artículo técnico, pero primero seria importante que analizáramos que ocurre con las semillas, los patógenos y el suelo, antes y después de la siembra.

Sin lugar a dudas, las semillas de trigo en la mayoría de los casos, traen consigo una carga de patógenos que debe ser controlada y que muchas veces no es detectada en las determinaciones rutinarias de poder germinativo. Por lo tanto, el curado con fitoterápicos nos permite eliminar los organismos que afectan la germinación de nuestra semilla y evitar la introducción de nuevos patógenos en el suelo.

En segundo lugar, el suelo donde implantamos las semillas no es un medio estéril sino por el contrario esta poblado por numerosas poblaciones de patógenos, altamente adaptadas al medio donde viven, que atacan a las semillas de trigo durante la etapa que va desde la germinación hasta la emergencia de los cultivos. Este ataque es aun mas pronunciado e importante cuando existen condiciones agroclimáticas que favorecen a los patógenos como suelos húmedos, fríos y con cobertura de rastrojo que hacen que los períodos de germinación y emergencia se prolonguen y por lo tanto las posibilidades de ataques a las semillas aumentan considerablemente.

Consecuentemente, si a los patógenos presentes en la semilla le adicionamos los que pueden atacarla desde el suelo, tenemos una importante población de organismos perjudiciales que es necesario controlar, a los efectos de obtener una adecuada germinación de las semillas y con ella una correcta implantación de las plántulas para así lograr un stand de plantas agronómicamente optimo.

Teniendo entonces claras las razones técnicas que hacen necesario el curado de las semillas surge inmediatamente una nueva pregunta: Cual es el curasemillas fungicida que debemos emplear para conseguir un eficaz control de las poblaciones patógenas? y para responderla en primer termino es importante destacar que la elección debe estar direccionada hacia productos curasemillas dobles que incluyan en su formulación fungicidas de contacto y sistémico para de esta forma lograr un mayor y mejor espectro de control de los patógenos de semillas y suelo.

La combinación de principios activos como el Thiram ( fungicida de contacto ) y de Tebuconazole ( fungicida sistémico ) permite obtener excelentes controles sobre los patógenos mas importantes que atacan al cultivo de trigo, tales como Carbón Volador o Ustilago nuda f sf tritici , Carbón Hediondo o Tilletia caries y Tizón de las plántulas o Fusarium graminearum.

Escudo es el curasemilla fungicida que contiene ambos ingredientes activos y que por su concentración ( 15 gramos de Tebuconazole y 500 gramos de Thiram por litro de producto formulado ) y dosis de uso nos permite lograr excelentes controles de una amplia gama de patógenos, especialmente de Fusarium sp de la semilla y proveniente del suelo.

Finalmente, podemos responder afirmativamente a nuestra pregunta inicial acerca de la necesidad del curado de las semillas de trigo ya que se torna absolutamente necesario el tratamiento para controlar tanto los patógenos de las semillas como del suelo y en consecuencia la utilización de curasemillas dobles como Escudo nos permiten alcanzar óptimos stand de plantas que son imprescindibles para conseguir excelentes cultivos de trigo.

Ing. Agr. Gustavo González Anta.

Departamento Técnico Rizobacter

Temas en esta nota