La SRB, una vaca rústica y productiva

Una especie que llegó de los países nórdicos

18deJuniode2005a las08:28

Sueca Roja y Blanca es una raza lechera de tamaño mediano, pero que logró combinar lo que hasta ahora parecía improbable: fortaleza física y una buena producción, con fertilidad y gran facilidad de parto

Una vaca fuerte, fértil, longeva, que combine partos fáciles con buenos índices de producción de leche puede ser el sueño de todo tambero. Goran Malmberg, el genetista sueco que vino a la Argentina para disertar en Mercoláctea, está convencido de que la raza Sueca Roja y Blanca (SRB) es un sueño hecho realidad.

"La SRB sorprendió a todo el mundo, ya que en testeos hechos en 2004 demostró que puede competir en productividad con la Holstein, tradicional vedette de las razas lecheras", explicó Malmberg a LA NACION, para luego agregar que la rojiblanca desbancó a las razas tradicionales en países productores de lácteos como Italia, adonde ahora se hace el tradicional queso parmesano con leche de esta vaca.

Además, como es una vaca fuerte, la SRB demostró ser efectiva para mejorar la genética de otras especies. "Cruzada con Holstein, da vacas con los mejores índices de fertilidad y facilidad de parto", dijo Malmberg.

La SRB es una vaca de un 1,40 m de alto y un peso de unos 550 kg cuando alcanza la madurez. No es una vaca excesivamente grande ni una superproductora de leche como la Holstein, pero, a diferencia de las vacas lecheras hiperproductivas, ha conservado mayor fortaleza y fertilidad. Para Malmberg "es probablemente la mejor especie en lo que concierne a la reproducción y al mejoramiento genético" de los planteles, "por su facilidad de parto (el porcentaje de problemas es inferior al 4%) y bajo índice de mortandad en nacimientos".

Un problema que afecta a los tamberos, y les ocasiona grandes pérdidas, es la aparición de mastitis en los rodeos. "El recuento de células somáticas en la sueca es bajo, indicador de una baja incidencia de mastitis, lo que a su vez es determinante de una mayor longevidad de esta especie", comentó el experto sueco en genética.

Elisabeth y Miguel Avendaño comenzaron a criar SRB en la Argentina hace quince años, en Trenque Lauquen. Hoy, tienen unas 400 vacas en producción, en su mayoría cruza con SRB de primera, segunda y tercera generación.

Pioneros

"Nuestro objetivo es tener todas rojas", dijo Elisabeth, que hoy es representante en la Argentina de Svensk Avel, la firma comercializadora de la SRB.

"Empezamos a criar SRB porque teníamos problemas infernales, un 17% de las vaquillonas se nos morían en el parto. A partir de iniciar las cruzas con la sueca, el índice de problemas bajó a 4%", comentó Elisabeth a LA NACION.

Actualmente, las rojiblancas de los Avendaño producen unos 21,5 litros de leche diarios con un 3,5% de proteínas, algo que es "un excelente promedio, pero sabemos que podemos mejorarlo si mejoramos las pasturas, algo que no es fácil por las recurrentes sequías e inundaciones y las crisis económicas".

Para los Avendaño, otra ventaja de la SRB es que "vuelve a preñarse enseguida después de parir, sin necesidad de usar tratamientos reproductivos, algo que no sucede en las Holstein, a las que, en muchos casos, hay que hacerles cuatro o más inseminaciones para que queden preñadas", explicó Elisabeth Avendaño.

La productora conoció la raza porque ella nació en Suecia y tiene mucha relación con ese país. Hoy, debido a la explosión que tuvo la SRB en 2004, viaja por el mundo hablando de su experiencia como criadora pionera. "En 2004, cuando se conocieron las pruebas de Hansen, aumentó mucho la demanda de dosis para nosotros", dijo.

A las pruebas a las que Avendaño se refiere son a las realizadas por Les Hansen, un famoso genetista de la Universidad de Minnesota, que estaba preocupado porque las vacas Holstein usadas en los tambos de California producían mucha leche, pero tenían mucho estrés y no logr

Temas en esta nota