Otra compra récord del BCRA para sostener el valor del dólar.

La suba de las tasas de interés parece alentar a más inversores a pasarse a pesos...

23deJuniode2005a las08:01

El cumplimiento del programa monetario entró en zona de riesgo

Llamativa ausencia del Tesoro, pese a que recibió fuertes pagos por el anticipo de Ganancias

Los esfuerzos realizados por la conducción del Banco Central (BCRA) para sostener el valor nominal del dólar están colocando en zona de riesgo el cumplimiento del programa monetario tras siete trimestres de fidelidad absoluta.

La entidad monetaria quedó desde hace días llamativamente sola en esa tarea y ya no cuenta con la ayuda del Tesoro, que solía comprar dólares a través del Banco Nación con parte del superávit fiscal (ayer sumó apenas US$ 7 millones, tras dos jornadas de no comprar nada).

Esta apatía del Nación llenó de suspicacias a la City porteña, donde algunos operadores leyeron en esta falta de acompañamiento poco menos que una conspiración contra el jefe del BCRA, Martín Redrado. "Le están cobrando la factura por haber subido las tasas, bajo el supuesto de que eso frena el nivel de actividad", interpretó un experimentado banquero nacional.

Ayer, el BCRA compró US$ 160,5 millones, un monto sin precedente (el segundo récord en lo que va del mes; el pasado 3 había comprado US$ 152,5 millones), en un nuevo intento por evitar que la cotización del billete siga retrocediendo. Esa cantidad representa casi un tercio del ingreso neto de capitales desde el exterior en el primer trimestre del año, que llegó a US$ 543 millones, según los datos del balance de pagos difundido ayer por el Indec.

Sin embargo, apenas logró su objetivo de manera parcial: contuvo en $ 2,89 el precio promedio del dólar tipo vendedor minorista (aunque en muchas casas de cambio se lo ofrecía a $ 2,88), y el mayorista cedió otras tres milésimas de peso al quedar en $ 2,866, el menor nivel en catorce meses.

Los analistas creen que la entidad monetaria está quedando presa de una situación que el propio BCRA generó.

Suba de tasas

Ocurre que al esforzarse por absorber buena parte de los pesos que inyectó por la compra de dólares (una suma que bordea ya los $ 10.000 millones en el año) convalidó una fuerte alza en las tasas de corto plazo. "Este incremento en los rendimientos ofrecidos, a su vez, terminó tentando a cada vez más inversores a desprenderse de sus dólares para pasarse a pesos y colocarlos a tasa de interés", confió a LA NACION un operador que pidió el anonimato.

Las tasas que el propio BCRA paga por las letras que coloca a menor plazo subieron 2,08 veces en lo que va del año, al pasar del 2,85% anual de fin de 2004 a 5,92% anteayer. Este incremento arrastró al resto de los rendimientos y generó una trampa de iliquidez de la que da muestras el mercado interbancario desde el pasado jueves, cuando el costo de los créditos a cortísimo plazo (un día) se duplicó y pasó del 3,25 al 6,75% anual, aunque en las operaciones de postcierre cayeron al 6 por ciento.

Los que abonaban la teoría conspirativa para explicar estos números tomaban en consideración datos que no suelen trascender y mostrarían que el Tesoro cuenta con un excedente de fondos importante. "Acaba de recibir el anticipo del 25% de Ganancias, y ayer le ingresaron $ 400 millones del pago que hizo Repsol YPF por el mismo concepto. Si quería, Lavagna podía haber comprado US$ 200 millones en dos días", señalan. Otros, más medidos, dicen lo mismo pero en otro tono. "Cuando menos, hay una llamativa falta de coordinación en la política oficial por mantener el dólar alto", apuntan.

Al jueves pasado la meta monetaria se cumplía por apenas $ 114 millones. Muy probablemente, ayer ese techo haya sido superado, lo que no se pudo conocer porque el BCRA no comunicó el monto operado en el mercado de pases por "problemas técnicos".

Temas en esta nota