El superávit de mayo superó los $3.300 millones.

En consecuencia, en los primeros cinco meses del año el saldo positivo llegó a los $9.789 millones...

Por
23deJuniode2005a las08:11

En consecuencia, en los primeros cinco meses del año el saldo positivo llegó a los $9.789 millones. Entre enero y mayo, el Estado logró reunir el 70% del ahorro anual presupuestado.

Las cuentas públicas registraron en mayo un superávit primario de 3.307,2 millones de pesos, lo que representa una baja de casi el 25 por ciento respecto a igual mes del año anterior, como consecuencia de un aumento del gasto por pago de intereses, sueldos y transferencias a las provincias, según informó la Secretaría de Hacienda.

De esta forma, entre enero y mayo el Estado logró reunir 9.789,2 millones de pesos, cerca del 70 por ciento del ahorro anual presupuestado en 14.200 millones de pesos, equivalente al 3,2 por ciento del PBI.

No obstante, si se compara con mayo de 2004 se produjo una baja en el superávit del orden del 24 por ciento (unos 1.071 millones de pesos), y cotejando lo ocurrido entre enero y mayo de 2005 con el mismo período del año anterior la reducción es de 2,5 por ciento (unos 256 millones de pesos).

La sólida performance fiscal logró mantenerse a partir de una recaudación impositiva de 12.045,6 millones de pesos, que sumando los ingresos de otras dependencias del Estado elevaron los recursos totales a 12.602,8 millones, todo ello merced a vencimientos tributarios extraordinarios.

Por su parte, los gastos totales crecieron cerca de un 36 por ciento al llegar a 11.226,3 millones de pesos. Este aumento de gastos se explica básicamente por un alza en los pagos por compromisos de deuda.

Según la planilla entregada por la Secretaría de Hacienda, se pagaron intereses por 2.658,3 millones de pesos, que incluyen unos 2.000 millones abonados a los acreedores al completarse el canje de deuda.

Las transferencias a provincias tuvieron un leve ajuste positivo respecto de mayo de 2004 de 2,2 por ciento, llegando a 5.239,6 millones de pesos.

Los gastos por remuneraciones subieron cerca de un 20 por ciento y se ubicaron en 838,6 millones de pesos, a consecuencia de los aumentos otorgados por el Gobierno en distintas etapas.

Con el resultado de mayo el superávit fiscal se consolida por sobre las metas presupuestadas y es una carta que el Gobierno pretende jugar en la discusión con el FMI.

El organismo reclama que la Argentina acepte firmar un compromiso de lograr un ahorro presupuestario mayor al 3,2 por ciento del PBI.

Los resultados de la primera mitad del año podrían consolidar esta tendencia pero aún quedan variables por analizar como por ejemplo el costo que podría acarrear un recrudecimiento de la crisis energética.

Temas en esta nota