Piden fortalecer el sistema financiero.

Un informe advierte que la intermediación bancaria no se recuperó, pese al crecimiento económico...

27deJuniode2005a las08:09

El estudio del CEF sostiene que se debe mantener la solvencia fiscal, impulsar una baja de costos y mejorar la protección de los usuarios
Crecen los inversores institucionales

Para mantener el crecimiento económico, el Gobierno y los bancos deben lograr una fuerte recuperación del nivel de intermediación financiera, que cayó del 70% del PBI en 2000 al 48% en 2004, según un estudio privado.

El Centro para la Estabilidad Financiera (CEF) indicó que la "sostenibilidad del actual proceso de recuperación económica requiere un importante esfuerzo de inversión" que implica el fortalecimiento del crédito en toda la sociedad.

El CEF indicó que la receta para enfrentar este problema pasa por la baja inflación, la solvencia fiscal, una reforma impositiva que baje los costos del sistema y fortalecer la independencia y el poder de los organismos de control, además de mejorar la protección de los usuarios.

El reporte detalló que en 1998, cuando se inició la larga recesión que desembocó en el default y la devaluación, la relación entre la intermediación financiera y el PBI estaba en un 54 por ciento. Después cayó en un pozo y llegó al 48 por ciento el año pasado, sin haber podido levantar cabeza pese a la fuerte reactivación de la economía.

Este coeficiente se ubicó en 2004 muy por debajo del 120 por ciento logrado por Brasil, el 160 por ciento de Chile, el 178% de Corea del Sur, el 200% de España y el 269% de los Estados Unidos.

"La actividad de intermediación financiera en la Argentina ha sido negativamente afectada por la crisis, y su retroceso se erige como uno de los principales límites para el acceso al financiamiento por parte de las empresas y los individuos", sostuvo el CEF, una entidad no gubernamental dedicada a la investigación del sector. El economista en jefe del CEF, Alberto Musalem, dijo a LA NACION que "la caída en la intermediación se produjo por la crisis económica global, el corralito y la desconfianza generalizada de la gente hacia las instituciones financieras".

Musalem afirmó que la suba de la intermediación "estimularía el crecimiento económico, lo que contribuirá a disminuir la pobreza y mejorar la distribución del ingreso, al incrementar las chances de acceso de todos los sectores sociales al crédito". Musalem agregó que en el actual contexto de solidez fiscal el sistema volverá a fortalecerse.

Al respecto, LA NACION consultó a los presidentes de las principales entidades bancarias del país: Mario Vicens, de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA); Jorge Brito, de la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba), y Carlos Heller, de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (Abappra).

Más confianza

Los banqueros indicaron que desde el pico de la crisis de 2002 hasta ahora aumentó la confianza de la sociedad en los bancos.

Según Vicens y Heller, el indicador más representativo de este fenómeno es el crecimiento de los depósitos desde hace tres años. "El paso del tiempo ayuda a recuperar la confianza porque permite ver con más claridad qué pasó y a quién corresponde la responsabilidad primaria de la crisis", sentenció Vicens.

Heller agregó que, junto con la consolidación del crecimiento económico, el acercamiento entre la sociedad y los bancos depende también de "la mejora en la calidad de los servicios, el fortalecimiento patrimonial y la adecuada atención de las necesidades crediticias" de la sociedad.

Por su parte, Brito destacó que los bancos de Adeba contribuyeron activamente a esta tendencia positiva. "Ya en el segundo semestre de 2002 hubo unas pocas entidades financieras que tuvimos coherencia y decidimos salir a prestar. El resto recién lo hizo el año pasado", señaló.

Los tres ejecutivos a

Temas en esta nota