Fijan fecha para negociar con el FMI.

Lavagna dijo que la gestión podría iniciarse el 16 del mes próximo; el Gobierno refutó las críticas del staff del organismo...

28deJuniode2005a las08:02

El Fondo cree que hay riesgos de que la inflación llegue a dos dígitos y que la desaceleración sea violenta

En Economía afirman que las críticas son pésimas y que no tienen sustento

El nuevo acuerdo de largo plazo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se comenzaría a negociar el 16 del mes próximo, pese a las fuertes críticas formuladas por el organismo multilateral hacia la Argentina.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, indicó anoche que "es lógico que en algún momento haya un acuerdo razonable; cuanto antes mejor". Según dijo en declaraciones al programa televisivo "Desde el llano", que conduce el periodista Joaquín Morales Solá, "cuando el FMI diga que está listo, porque no trabaja exclusivamente con la Argentina, el Gobierno estará listo para que viaje una misión de técnicos hacia Estados Unidos".

"La Argentina ya está lista; el FMI no está listo por cuestiones de calendario. Hay un borrador interno que sugería empezar a hablar con la Argentina sobre un acuerdo a mediados de julio, en torno del día 16. Si se puede acortar ese plazo, mejor, aunque ya se acortó, porque antes estaba previsto para fines de ese mes", expresó.

En realidad, el FMI debe decidir quién sucede a John Dodsworth como jefe de la misión negociadora con el Gobierno, después de la salida del funcionario británico del caso argentino. Hasta que no se fije su reemplazo, el diálogo formal podría demorarse. Lavagna, que también se refirió a cuestiones políticas (ver en la primera sección), reiteró que la cuestión del FMI "no es de los temas más importantes de la Argentina".

De ese modo, el ministro buscó quitarle relevancia al duro informe del artículo IV elaborado por el staff del Fondo sobre la Argentina. Los auditores indicaron que la economía tiene riesgos de corto plazo -como un posible incremento acelerado de la inflación a dos dígitos- y de largo plazo -una caída importante en el ritmo de crecimiento por la falta de reformas estructurales-, además de cuestionar el diálogo con los bonistas y la falta de avances en materia tarifaria, entre otras cuestiones.

Una calificada fuente del Palacio de Hacienda dijo a LA NACION que el informe "es pésimo y no tiene ninguna justificación para sus afirmaciones". Aclaró que "lo importante es que la votación del directorio sobre el artículo IV fue buena". El informe de los funcionarios conducidos por Anoop Singh al que accedió LA NACION sostiene:

El principal riesgo de corto plazo es que no se contenga la inflación: "las autoridades necesitarán adoptar políticas macroeconómicas para asegurar que el crecimiento de los precios baje en la segunda mitad de 2005". Las subas salariales, agregaron, ponen en riesgo la posibilidad de que la desaceleración del crecimiento sea suave y no violenta.

Las reformas estructurales "han tenido escaso progreso": en el área fiscal se mejoró la administración tributaria, pero el Gobierno "no pudo lograr consenso" para reformar la ley de coparticipación, mientras que la ley de responsabilidad fiscal "tiene serias debilidades"; en la cuestión bancaria afirmaron que las compensaciones por las asimetrías en la pesificación y la indexación fueron "discutibles", mientras que no se definieron los amparos; en las tarifas, el Gobierno "sigue negándose a aumentos para los consumidores residenciales", y por último, en la reestructuración de la deuda, "las negociaciones con los acreedores no han sido constructivas".

Lavagna dijo que "resulta inexplicable" la defensa del FMI de los hold outs. "Los mercados ya hablaron; por lo menos que mantengan silencio y no obstaculicen el proceso de reestructuración de la Argentina."

Por otro lado, el Fondo reclamó que el Gobierno logre un superávit fiscal del 4 al 4,5% en el lar

Temas en esta nota