Menores compras para sostener el dólar.

La ampliación del control a los capitales especulativos que se dispone a realizar el Gobierno llevó a los operadores a preguntarse si la obsesión oficial por sostener el dólar no está generando una sobrerreacción...

Por
29deJuniode2005a las08:12

La ampliación del control a los capitales especulativos que se dispone a realizar el Gobierno llevó a los operadores a preguntarse si la obsesión oficial por sostener el dólar no está generando una sobrerreacción.

El razonamiento toma en cuenta datos que no pasaron inadvertidos para los que siguen el día tras día del mercado cambiario:

El BCRA compró ayer US$ 74,7 millones para defender su precio, el menor monto en ocho jornadas hábiles. El 14 del actual, cuando el Tesoro aún lo acompañaba en la tarea, había adquirido 59,8 millones. Desde entonces promedió compras diarias por 112,6 millones (con un máximo de 160,5 millones), un tercio menos de las concretadas ayer.

Durante la semana pasada, las empresas representadas por la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales, que explican un tercio de las ventas al exterior, liquidaron US$ 346 millones (7,8% menos que en la semana anterior), lo que lleva a algunos a pensar que el pico estacional de venta de divisas de este origen comienza a quedar atrás.

Tal vez la respuesta hay que buscarla en la necesidad de bajar el creciente costo que está pagando el Estado (vía BCRA) por sostener el precio del billete y el riesgo inflacionario al que somete a la sociedad.

Especialmente, porque como el control -y el encaje- alcanzará ahora a la compra de títulos del BCRA, se descuenta que podría enfrentar problemas para renovar el total de los vencimientos que le esperan este mes y el próximo (más de $ 3900 millones y 4900 millones, respectivamente) sin elevar mucho las tasas, lo que lo obligaría a cancelar una parte de esa deuda y, por lo mismo, transformar a las letras en otro factor de expansión monetaria. Para lograr esto sin aumentar las expectativas inflacionarias, tendría que ser mucho más moderado al comprar dólares, ya que también por esa vía expande la cantidad de dinero.

Por lo pronto, desde que obligó a los importadores de bienes de consumo a comprar los dólares antes de pagar lo que adquieren afuera, la cotización mayorista del dólar subió lentamente, pero sin pausas. Ese precio, el que más le importa al Gobierno porque es con el que operan las empresas, quedó en $ 2,896, el mayor en 20 días, tras haber alcanzado un mínimo de 2,865 el miércoles pasado. Ayer sobrerrenovó los $ 1300 millones en letras que le vencían al colocar 1376 millones, aunque para hacerlo tuvo que subir las tasas de mediano plazo, las que se empinan más allá del 6,83% anual apenas se atraviesa la barrera de los tres meses.

 

Temas en esta nota