La ampliación del control de capitales cayó mal en la Bolsa.

Bajó 3,2% ayer, amplió a 7,5% su caída este mes y pasó a perder en lo que va del año...

30deJuniode2005a las08:05

La ampliación del control al ingreso de capitales golpeó con dureza a la Bolsa de Comercio porteña, que cayó ayer 3,2 por ciento. El resultado le hará cerrar este mes con pérdidas -acumula un retroceso del 7,47%- y coloca al índice de precios líderes, el Merval, en terreno negativo en el año, al quedar un 0,05% en baja si se mide su recorrido desde inicios de 2005 hasta ayer.

El retroceso, que se fue ampliando a medida que transcurría la jornada, quedó definido desde el momento en que los operadores corroboraron en el Boletín Oficial el anticipo de LA NACION respecto de que la aplicación de encajes a los fondos ingresados en el país también alcanza ahora a los que traigan los residentes, hasta aquí excluidos, si superan los US$ 2 millones por mes.

La conducta adoptada por muchos de los inversores parece corroborar las sospechas que tenía el ministro de Economía, Roberto Lavagna, sobre las filtraciones que tenía el cerrojo al capital especulativo ensayado hasta aquí. La mira estaba puesta sobre los que -para burlar el encaje- ingresaban fondos de extranjeros a cuentas de locales para eludir la inmovilización.

La baja de la Bolsa, la tercera consecutiva, dejó al Merval debajo de los 1400 puntos y lo ubicó en el menor nivel desde el 29 de abril, cuando la indefinición respecto del cierre del canje de deuda soberana (por el bloqueo judicial en Estados Unidos) había reducido la masa local de negocios a su mínima expresión, lo que se reflejaba en los precios.

"Sin duda, la extensión del encaje a la entrada de capitales de residentes no contribuyó con el buen desarrollo de la rueda", indicó Javier Salbucci, analista de Silver Cloud Advisor. Pero los analistas sumaron entre las razones de la nueva baja al frente de tensión que el Gobierno mantiene con el FMI y que ayer sumó una advertencia del director de ese organismo, Rodrigo de Rato, quien recordó que el nuevo acuerdo que se discutirá desde mediados de julio, estará subordinado a la "aprobación de la mesa ejecutiva", un trámite siempre complejo para la Argentina.

Razones para todos los gustos

Para otros, la conducta de ayer del mercado sólo tiene que ver con las circunstancias del negocio y las ya diluidas expectativas sobre el empuje que podría tener por las compras de inversores del exterior. Especialmente cuando las altas tasas de interés que se pagan por las cauciones (préstamos realizados con la garantía de acciones) hacen las veces de imán para las apuestas de los inversores más especulativos. Ayer, los valores negociados llegaron al 7,69% anual a un mes cuando hace dos semanas ni siquiera superaban el 2,3% por ciento,

"No veo ninguna señal alentadora para tentar nuevas compras. Los datos buenos de la economía ya están justificados por los precios alcanzados por los papeles. El que tenga la intención de comprar por lo menos esperará un nuevo descuento sobre los valores actuales", manifestó un caracterizado agente bursátil al aportar otro estímulo al actual panorama.

Sea por una u otra razón, lo concreto es que la plaza bursátil local opera ahora en un contexto de marcada depresión y que si los negocios ayer se movilizaron un poco más (el volumen operado creció de $ 56 millones a $ 65 millones) fue sólo por el impulso de las ventas, las que dejaron pérdidas de hasta 6,6% en los principales papeles.

Fue el caso de Acindar, que perdió ayer 6,62%, mientras que entre los papeles más negociados les siguieron las bajas de Bansud (-4,05%) y el Grupo Galicia (-3,86%). "La rueda fue definida por Galicia y Acindar, que representaron un 52,8% del total negociado", indicó el informe diario de la casa de Bolsa Arpenta.

Publican las exigencias para los residentes

El

Temas en esta nota