La soja del futuro es la ganadería.

Ayer al mediodía, en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI), estaban juntos los representantes de Angus, Hereford, Braford, Shorthorn, Holando Argentino y Brangus, entre otras...

Por
30deJuniode2005a las08:58

Ayer al mediodía, en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI), estaban juntos los representantes de Angus, Hereford, Braford, Shorthorn, Holando Argentino y Brangus, entre otras. El motivo de unión de las razas bovinas era apuntalar el despegue de la genética argentina, que en los últimos meses logró abrir 5 nuevos mercados de exportación y se encuentra en avanzadas conversaciones para penetrar en otros tantos, entre ellos EE.UU. y China.

El crecimiento del sector, que incluye la exportación de semen, embriones y animales en pie, se registra en el marco de las buenas perspectivas para el sector ganadero en general, que el año pasado exportó por unos 1.000 millones de dólares y que éste piensa repetir la performance.

"Yo creo que la ganadería es la soja del futuro", resumió Ricardo Smith Estrada, el presidente del Foro Argentino de Genética Bovina, que integra a la Cámara Argentina de Biotecnología de la Reproducción e Inseminación Artificial (CABIA), a la Sociedad Rural Argentina (SRA) y a las asociaciones de Criadores.

La entidad, junto con el CFI y el apoyo de la Secretaría de Agricultura, organiza el 25 y 26 de agosto próximos el Primer Congreso Argentino de Genética Bovina, del que participarán importantes expertos nacionales e internacionales.

"Estamos convencidos de que nuestra genética, expresada a través del semen, embriones y los mismos animales en pie, es el mejor anticipo de la calidad de los productos finales, carne y leche, que Argentina es capaz de producir", dijo Smith Estrada.

 

Temas en esta nota