El Gobierno compra dólares con los pesos captados con Boden 14.

Así pagará deudas y sostiene la divisa...

12deJuliode2005a las08:04

La operación fue encargada al BCRA, que la comunicó al mercado

La noticia detuvo la baja de la cotización, pero hará que el Estado termine pagando más por la moneda norteamericana

El Gobierno entregó ayer una demostración fehaciente de su vocación -casi fundamentalista- en pro de un dólar alto. Para ayudar a sostener el valor de esa divisa en el nivel actual anunció que destinará los $ 855,1 millones captados el jueves pasado con la colocación de $ 1000 millones en Boden 2014 a la compra de dólares, "para atender próximos pagos en divisas".

La operación, por la que buscó alterar la expectativas bajistas del mercado y evitar una mayor expansión de la base monetaria en momentos de rebrote inflacionario (la compra se hace con recursos del Tesoro, y entonces no se vuelcan pesos al mercado), fue encomendada al Banco Central, que ayer comenzó a cumplirla.

Pasadas las 14 -cuando el billete se negociaba en la plaza mayorista con una fuerte baja que lo llevó a tocar un mínimo de $ 2,858 (un centavo menos respecto del viernes)- el ente que conduce Martín Redrado informó a los operadores de cambio que había recibido una orden de la Secretaría de Hacienda para comprar por su cuenta y orden "dólares transferencia por el equivalente de hasta $ 855,1 millones", según el texto girado, el monto recaudado en la segunda emisión voluntaria del Boden 2104.

La minuta, "por la que nos mandó a decir que tenía poder de fuego para seguir yendo contra la corriente del mercado", interpretó un caracterizado operador, produjo el objetivo buscado en lo inmediato:

l La cotización del dólar mayorista comenzó a repuntar hasta cerrar a $ 2,867, apenas una milésima menos que el cierre anterior cuando sólo unos minutos antes había caído hasta un centavo.

l La pantalla del mercado que muestra las ofertas de venta, y que por ese entonces tenía cargadas órdenes de liquidación por unos $ 100 millones, comenzó a despoblarse para terminar con ofertas por menos de $ 30 millones. "Nadie quería apresurarse a vender, si aguantando unas horas se podía llevar más pesos por sus dólares", dijeron en el mercado.

El aviso y sus consecuencias

El cambio de tendencia fue sostenido, además, porque para demostrar que no hablaba en vano el Central invirtió en esas horas un poco más del 10% del dinero que le habían confiado ($ 87.330.650) para alzarse con US$ 30,5 millones. Es decir, comenzó a intervenir en la plaza cambiaria (aunque para un tercero) cuando hasta ese momento se había mantenido inactivo.

Terminó comprando así los dólares que girará al Tesoro a un promedio de $ 2,8633 y alertó a los operadores acerca de que tiene otros $ 767,7 millones para invertir en breve en la misma tarea (lo que le permitiría comprar unos US$ 270 millones a estos valores), con lo cual, a juicio de los operadores, dará por resultado un paulatino reacomodamiento de la plaza cambiaria.

"El mercado tomará conciencia así de algo que ya se sabía, pero que no se había comprobado mucho hasta aquí: que al haber normalizado su situación financiera el Estado va a ser un demandante importante y periódico de divisas para pagar sus deudas, con lo que el desbalanceo a que nos habíamos acostumbrado entre oferta y demanda de divisas tenderá a achicarse", indicó a LA NACION el encargado de la mesa cambiaria de uno de los bancos más activos en ese segmento en la plaza porteña, que pidió mantener el anonimato.

La contracara del leve rebote alcista que ahora se espera en el mercado es que el Gobierno, por haber mostrado sus cartas, muy posiblemente termine adquiriendo menos dólares con los pesos que tiene, porque en la medida en que cumpla con las compras de manera sostenida, acabará pagándolos más caros.

Ese efecto lleva a analizar si esa jugada tiene sentido. De hecho, si hubiera dejad

Temas en esta nota