El Gobierno no consigue frenar la caída del dólar

Quedó a $ 2,88 y en baja, el mismo valor al que estaba antes de la millonaria compra oficial...

Por
15deJuliode2005a las08:12

La cotización del dólar cayó otra vez ayer, con lo que volvieron a quedar en evidencia los problemas que enfrenta el Gobierno, pese a los ingentes esfuerzos que realiza, para mantenerlo en torno de $ 2,90. Esa es la cotización mínima que Economía estima necesaria para estimular la actividad y sostener la recaudación del impuesto a las exportaciones (retenciones), que le aportan alrededor de 2/3 del superávit fiscal primario.

El precio minorista de la divisa promedió los $ 2,88 para el tipo vendedor (un centavo menos que anteayer), aunque en muchas agencias y casas de cambio del centro porteño se lo pudo comprar a $ 2,87. En tanto, el tipo de cambio mayorista se negoció a $ 2,864, medio centavo por debajo del cierre previo, para quedar en su mínimo nivel desde mayo de 2004.

En ambos casos los precios que impone el mercado se distancian cada vez más de los que intenta defender el Gobierno, lo que volvió a ocurrir ayer, pese a que el Banco Central terminó de consumir todos los fondos (unos $ 1730 millones) que esta semana le confió la Secretaría de Hacienda para que compre dólares, en un intento por ayudarlo a sostener su valor.

La batalla que libra el Gobierno contra la tendencia bajista del mercado lo llevó a ensayar toda clase de medidas, como la extensión de 6 meses a un año de la inmovilización de los fondos financieros ingresados desde el exterior; la posterior aplicación de un encaje del 30% por ese mismo lapso -que, en principio, se limitó al dinero ingresado en el país por los no residentes, pero enseguida se amplió a los argentinos que traigan más de US$ 2 millones al mes-, y la obligatoriedad impuesta a los importadores de bienes de consumo de pagar esas compras con anterioridad, entre otras. Las dos primeras trataron de operar sobre la oferta de divisas, y la última intentó estimular la demanda.

Pero los efectos de esas medidas se diluyen cada vez más rápido, lo que hace que muchos analistas definan la política del Gobierno en esta materia como una batalla "contra la ley de gravedad", según una muletilla común en la city porteña. "El problema es que cada vez le quedan menos conejos para sacar de la galera", indicó el dueño de una activa casa de cambios.

Los operadores intentaban ayer establecer qué va a pasar con el dólar ahora que se terminó el dinero que tenía Hacienda para comprar divisas (el que había captado mediante las dos colocaciones de Boden 2014), sin haber logrado revitalizar la cotización del billete más allá de unas horas. Se considera que el Banco Central ya no tiene margen para intervenir en la plaza cambiaria sin terminar estimulando crecientes expectativas inflacionarias.

El lunes pasado, antes de que el Central publicitara que intenvendría a pedido del Tesoro, el dólar mayorista alcanzó un piso de $ 2,859. Desde ese valor rebotó minutos después de que se difundiera esa circular. Al día siguiente, con el grueso de la compra por realizarse, el precio minorista escaló de $ 2,88 a 2,89. Pero un día después volvió a mostrarse débil y ayer sufrió otra caída, pese a que el organismo monetario intentó revitalizarlo comprando más de 165 millones de dólares para cumplir el pedido de Hacienda.

Temas en esta nota