EE.UU. se queda sin inflación.

Los precios de consumo y producción se encuentran paralizados, mientras se advierte una leve recuperación del empleo...

15deJuliode2005a las15:57

(EFE) - El índice de precios al productor se mantuvo sin cambios en junio, según informó hoy el gobierno, un día después de dar cuenta de una calma similar en los precios al consumo, lo que ratifica que en esta época, los EE.UU. no tiene inflación.

El Departamento de Trabajo indicó que en junio, si se excluyen los precios de combustibles y alimentos, que son los más volátiles, el núcleo del Indice de Precios al Productor (IPP) o su inflación subyacente bajó un 0,2 por ciento.

La mayoría de los analistas había calculado un aumento del 0,4 por ciento en el IPP de junio, y del 0,2 por ciento en su núcleo. En mayo, los precios mayoristas habían bajado un 0,6 por ciento.

Desde junio de 2004, el índice de precios al productor ha subido un 3,6 por ciento. La inflación interanual alcanzó una cima del 5 por ciento en noviembre pasado.

Ayer jueves, el Departamento de Trabajo había informado de que el Indice de Precios al Consumo (IPC) se mantuvo sin cambios en junio. Si se excluyen los precios de combustibles y alimentos, el IPC subió en junio un 0,1 por ciento.

En los 12 meses hasta junio, el IPC ha subido un 2,5 por ciento, el menor incremento interanual desde septiembre pasado. En el año, la inflación subyacente ha subido un 2 por ciento.

Estos datos alentaron las expectativas de algunos inversores que creen que la Reserva Federal hará una pausa en los ajustes graduales de su política monetaria que, en un año, han llevado la tasa de interés interbancario del 1 por ciento al 3,25 por ciento.

El Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal se reunirá el 9 de agosto para discutir la política monetaria. El banco central estadounidense ha señalado que mantendrá el ajuste moderado y gradual de la política monetaria para contener la inflación sin asfixiar el crecimiento económico.

Al menos en el sector industrial el crecimiento fue robusto en junio, informó hoy la Reserva Federal, que dio cuenta de un aumento del 0,9 por ciento en la producción de las fábricas, minas y servicios públicos, el incremento más alto desde febrero de 2004.

La utilización de la capacidad instalada subió del 79,4 por ciento en mayo al 80 por ciento en junio, el nivel más alto desde diciembre de 2000.

Por su parte, el Departamento de Trabajo había informado ayer de un aumento del 1,7 por ciento en las ventas al por menor en junio. Las ventas de los minoristas subieron un 1,7 por ciento en junio, después de una disminución del 0,3 por ciento el mes anterior, informó el Departamento de Comercio. La mayoría de los analistas había calculado un incremento del 1 por ciento.

Las ventas de los minoristas representan casi la mitad de todo el gasto de los consumidores que, a su vez, en los EE.UU. representa más de dos tercios del Producto Interior Bruto (PIB).

El problema del desempleo

El flanco flojo del crecimiento económico en los EE.UU. sigue siendo el mercado laboral.

En junio, la economía de los EE.UU. creó menos empleos que los esperados por los analistas, pero el índice de desempleo llegó a su nivel más bajo desde los atentados de septiembre de 2001.

El Departamento de Trabajo informó hoy de que el índice de desempleo cayó una décima en junio, hasta el 5 por ciento de la fuerza laboral, y que la economía tuvo una ganancia neta de unos 146.000 puestos de trabajo.

El informe del gobierno muestra, no obstante, que el número de personas en edad de trabajar pero que ya no figuran en la fuerza laboral pasó de 76,5 millones en mayo a 76,8 millones en junio.

Eso significa que unas 240.000 personas abandonaron el esfuerzo por conseguir un empleo.

De esta forma, la tasa de participación laboral bajó del 66,1 por ciento en mayo al 66 por ciento en junio, y la proporción de los

Temas en esta nota