Los bonos indexados tocan nuevos récords.

Tras un respiro, retomaron las subas...

Por
16deJuliode2005a las08:17

Las expectativas alcistas respecto de la evolución de los precios y el hecho de que el Banco Central (BCRA) haya dejado trascender que su moderada pauta inflacionaria será desbordada, volvieron ayer a dar empuje a la cotización de los bonos públicos cuyo capital se ajusta por la variación del CER, el índice indexatorio que sigue la evolución de los valores minoristas.

Este escenario fue el que permitió que ese tipo de activos financieros dejara atrás dos jornadas de "tomas de ganancias" (un concepto que alude a las órdenes de venta que se activan para traducir en efectivo las mejoras en las cotizaciones), para registrar nuevos avances que alcanzaron para compensar totalmente -y en algunos casos hasta superar- las bajas sufridas en las ruedas anteriores.

Las alzas volvieron a ser encabezadas por los bonos surgidos del reciente canje de la deuda y emitidos en pesos indexables. El Par, por ejemplo, avanzó el 2,5% (para cerrar a $ 42,60) y el Discount el 1,5% (quedó en $ 112,40), con lo que ambos alcanzaron nuevos máximos.

Pero también se sumaron dos series de los Bonos de Consolidación (Bocon): el Pro7 y el Pr13 -que están entre los menos líquidos- con mejoras de 3,78 y 3,23 por ciento. Y no se quedó atrás el Boden 2014 (el bono cuya emisión el Gobierno amplió en $ 2000 millones en una semana) al mostrar un alza del 1,86% que le permitió llegar a los $ 90 por cada lámina de 100, lo que también representa un récord.

No le fue en zaga el resto de los bonos indexados, aunque con incrementos más módicos. Fue el caso del Bogar 18; que ganó un 0,9%; el Boden 08, que subió el 0,33%, o los Bocon Pr12, Pre9 y Pre5 que aumentaron el 1,57, 1,15 y 0,64%, respectivamente.

Los bonos indexados se vuelven atractivos en un contexto de suba de precios porque van actualizando su capital por la variación del CER, lo que se traduce en su valor técnico (VT). "Así, por ejemplo, mientras el Boden 14 tenía al comenzar mayo un VT de $ 105,92, ahora llega a los $ 109,25", explicó a LA NACION un operador.

Apuesta renovada

Esto explica por qué se revalorizaron con fuerza desde que se conoció que la inflación de junio casi había duplicado los pronósticos previos y se tomó conciencia de que, por el arrastre estadístico y razones estacionales, la de julio será aún mayor. Esa impresión quedó corroborada anteayer cuando el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que semanalmente realiza el BCRA, detectó otra suba en la proyección anual de inflación, la que se ajustó en dos semanas del 9,8 al 10,5% anual.

Los inversores que renovaron ayer su apuesta por estos bonos tomaron en cuenta otro dato: que desde el BCRA se haya dejado trascender que las metas inflacionarias del año próximo van a ser consensuadas con el Ministerio de Economía, lo que se interpretó como la admisión de un error. Hasta aquí el BCRA había pautado para el año una inflación de entre el 5 y 8%, inferior a la del 10,5% estimada en el presupuesto.

Temas en esta nota