El Central volvió a comprar dólares por su cuenta y sostuvo la cotización.

En la semana el BCRA adquirió para la Secretaría de Hacienda US$ 712 millones...

Por
16deJuliode2005a las08:42

Después de haber operado en la semana sólo por cuenta de la Secretaría de Hacienda, el Banco Central volvió a intervenir ayer en el mercado de cambios. Compró 25,9 millones de dólares, y esa cifra fue suficiente para mantener la cotización en el mismo nivel que el cierre del jueves. En las casas de cambio el tipo comprador se operó a $ 2,88.

Al operar por su cuenta, las compras de ayer se suman a las reservas internacionales, que subieron otro escalón y están a un paso de alcanzar los 24.000 dólares. El BCRA informó ayer que la semana cerró con un saldo de US$ 23.933.

Después de las fuertes compras que el Central realizó a lo largo de la semana con los montos que Economía recaudó con las dos licitaciones de Boden 2014, en el mercado se presumía que ayer iba a ser un día muy complicado para el objetivo de impedir una nueva baja en las cotizaciones.

Según los operadores, el BCRA apareció temprano en el mercado evitando en todo momento que la divisa marcara valores en baja. La oferta, indudablemente, resultó muy inferior a la de los días previos si se pudo lograr el cometido con menos de 30 millones de dólares y con el Banco Nación sin actuar en respaldo del Central.

Contrastando con el hermetismo de los primeros días de la semana, cuando las intervenciones sólo podían ser detectadas por los operadores más atentos a los movimientos de la mesa del Central, ayer a la noche fue posible conocer con precisión la magnitud de la oferta de dólares.

Fuentes del BCRA señalaron que por instrucción de la Secretaría de Hacienda compró 712 millones de dólares. Parte de este monto fue neutralizado por la venta en el mercado de cambios de las divisas ingresadas desde el exterior para participar en las licitaciones de Boden 2014 del jueves y lunes pasados.

Tal vez buscando frenar las expectativas bajistas sobre la divisa, las mismas fuentes del Central indicaron que la estabilidad de la cotización con una reducida intervención al final de la semana estaría indicando una mayor demanda de dólares del sector privado (importadores, bancos y empresas) y, simultáneamente, una menor presión vendedora de los exportadores.

Es claro que éste sería el escenario más favorable para las autoridades. Es que de nada sirve sostener la cotización del dólar si la contrapartida es la emisión, cuando el mercado parece haber llegado a un nivel en que no acepta más pesos.

Si no se absorbe la liquidez excedente, la suba de precios suele ser el efecto inevitable. Y con el aumento de precios, como ocurrió en junio, termina deteriorándose igualmente la competitividad del tipo de cambio.

La suba de tasas para absorber liquidez obliga al Gobierno a realizar un mayor gasto en intereses y termina afectando el nivel de actividad que se busca defender con el dólar alto.


Temas en esta nota