El Gobierno colocó 441,9 millones de dólares más en Boden 2012, al 7,99%.

Es la primera emisión en divisas tras la crisis; empieza a pagarlo dentro de 15 días...

Por
19deJuliode2005a las08:34

Con lo captado se aseguró un tercio de los fondos para abonar US$ 3650 millones que vencen entre agosto y septiembre Las nuevas colocaciones dependerán del acuerdo con el Fondo

El Gobierno se aseguró un tercio de los fondos que necesita para pagar dentro de 15 días el vencimiento de la primera cuota de amortización del capital del Boden 2012, el título en dólares que entregó a los ahorristas que aceptaron en 2002 el canje de depósitos acorralados por esos bonos. Colocó ayer en el mercado una emisión de US$ 500 millones de ese papel.

Lo paradójico es que una parte de esos fondos podría usarse para pagarles a los inversores que ayer adquirieron el título, el primero en dólares emitido tras la crisis.

Se pagaron US$ 91,25 por cada lámina de US$ 100, pero el 3 del mes próximo ya recibirán el reintegro de US$ 12,50, porque ese día arranca el cronograma de ocho vencimientos por el 12,5% del capital del bono que operará cada año en la misma fecha y termina, precisamente, en 2012.

Los compradores de ayer tendrán así en 15 días aquello por lo que los ahorristas, a los que se privó de la disponibilidad de sus depósitos, debieron esperar tres años.

La operación de ayer, la tercera en diez días, permitió al Tesoro captar US$ 441,89 millones por el bono emitido por 500 millones que tuvo un precio de corte de 91,25 que supone una tasa del 7,99% anual, un precio que los analistas juzgaron razonable, aunque por encima del 7,5/7,6% que señalaban las previsiones más optimistas.

También hubo satisfacción en el Ministerio de Economía (ver aparte), donde lo que más se valoró fueron los US$ 1539 millones recibidos en ofertas (3,07 veces lo colocado), pese a que la misma relación había llegado a 5 y 8 veces cuando se colocó el Boden 2014, un título en pesos indexados. Para el economista Eduardo Curia, el menor apetito inversor muestra que "el dólar se está quedando rezagado frente a la inflación".

Otros analistas juzgaron el resultado como lógico. "Está en línea con lo esperado y volvió a ser un poco mejor de los precios de mercado", juzgó Hernán Fardi, de la consultora Maxinver. El bono cerró a $ 259,25 por cada US$ 100, con una paridad del 90% y un 8,4% de rendimiento.

La diferencia que existe entre la compra de la emisión directa y la adquisición en el mercado parece corroborar que muchos inversores usan estas colocaciones para eludir el encaje del 30% al ingreso de fondos, del que están excluidas las colocaciones primarias. Por lo pronto, en el Gobierno están tranquilos con lo captado. "Quedaron casi cubiertos los vencimientos de agosto y septiembre", dijo a LA NACION el subsecretario de Financiamiento, Sebastián Palla. Esos compromisos superan los US$ 3650 millones y son los mayores hasta fines de año.

La apuesta oficial ahora es esperar a ver cómo se desarrollan las conversaciones con el FMI para renovar el acuerdo suscripto en 2003 (suspendido desde hace un año) y que permitía a la Argentina refinanciar todos los vencimientos con el organismo a una tasa promedio del 4% anual.

Es un dato central. Esa deuda exigible desde septiembre y hasta fines de año alcanza a US$ 2300 millones, una suma que explica el 89% del total de deudas por afrontar en ese lapso, según calculó la consultora Ecolatina, fundada por el actual ministro de Economía, Roberto Lavagna, y en la que actúa su hijo Marcos.

"La idea es no volver a salir por ahora al mercado, aunque hay un cupo de US$ 500 millones más", admitió Palla.



Temas en esta nota

    Load More