China advierte que no permitirá una brusca revaluación del yuan.

En los mercados de futuros, la moneda asiática cotizó para las posiciones más largas a 7,7 unidades por dólar...

23deJuliode2005a las08:50

El gobierno chino advirtió ayer que se opone a una nueva subida significativa del yuan, en un intento para aplacar la expectativa de los mercados, que apuestan a que la revaluación de 2,1% que dispuso Pekín será sólo la primera etapa de una larga marcha alcista de la moneda.

El yuan comenzó a negociarse en Shangai a 8,11 por dólar, el nuevo tipo de cambio anunciado el jueves, y luego se mantuvo dentro de un rango estrecho bajo la mirada vigilante del banco central. Los derivados financieros que se utilizan fuera de China para apostar a la cotización futura del yuan mostraban que los operadores prevén que la moneda valdrá 7,7 por dólar en un año, lo que implicaría un alza de 5,1% desde el nivel del jueves.

Pero el Diario de China, una publicación oficial, trató de calmar las versiones de que la moneda subiría aún más. "La expectativa de una apreciación mayor del yuan fue y será poco realista", dijo el periódico en un editorial.

Aunque este artículo no es una declaración directa de las autoridades, como se trata de un órgano oficial el diario difícilmente publica una opinión que sería desaprobada por el gobierno. La Administración Estatal del Tipo de Cambio publicó las reglas detalladas sobre los límites de las operaciones para el yuan, diciendo que se permitirá que la moneda suba o caiga en 1,5% diario contra las monedas extranjeras, excepto el dólar.

El viernes, el dólar se recuperaba casi 1% contra el yen después de que la moneda japonesa registrara el jueves su mayor avance diario en tres años, con una subida de más del 2%.

Los inversionistas del mercado de acciones también estaban evaluando sus alternativas, y las Bolsas asiáticas que dependen fuertemente de las exportaciones, como las plazas de Japón y Corea del Sur, sufrieron pérdidas.

Liderados por Estados Unidos, funcionarios y banqueros centrales de muchos socios comerciales de China elogiaron la decisión del jueves, anunciada tras dos años de presiones de gobiernos extranjeros y de los mercados globales.

Pero el editorial del Diario de China sugirió que el país aún estaba preocupado por las presiones para seguir apreciando el yuan.

La revaluación, desde 8,28 por dólar, atraería fondos especulativos adicionales a China, en anticipación de una nueva apreciación, dijo el periódico. Eso podría dificultar las medidas que ha tomado Pekín para equilibrar al sector de las propiedades, donde un aumento de los ingresos de dinero especulativo desató la inflación de los precios. "Los reguladores deberían estar atentos a los acontecimientos en este aspecto", dijo el diario.

El Ministerio de Comercio se mostró menos preocupado, al decir que la revaloración serviría para promover un crecimiento equilibrado de las exportaciones y las importaciones, pero no tendría un impacto mayor en el comercio en general.

El índice bursátil de referencia de China ganó más del 2% el viernes. Las acciones de las aerolíneas y las petroleras, que tienen la mayor parte de sus costos y su deuda en dólares, lideraron las alzas.

La revaluación de la divisa china creará automáticamente ganadores y perdedores, especialmente entre las economías de los países industrializados.

A través de Asia, la revaluación del yuan brinda un gran impulso a hoteles, sectores rurales y manufacturas.

El mayor beneficio, al menos en lo inmediato, podrían experimentarlo Malasia e Indonesia, que compiten con China en materia de artículos eléctricos, textiles y otros bienes de baja tecnología, dijo David Cohen, experto del grupo Action Economics de Singapur.

En China, los principales perdedores serán los fabricantes de textiles y muebles. "La revaluación del yuan afectará a todos los exportadores", dijo Gao Peikun

Temas en esta nota