Recomiendan comprar bonos indexados.

Recomiendan comprar bonos indexados...

25deJuliode2005a las09:24

El Boden 2014, lanzado en mayo, ya gana un 17,58%, frente al 8,19% promedio de la Bolsa Ventajas de volver a confiar en el compromiso pagador del Estado.

Después de cambiar sus títulos públicos defaulteados por nuevos bonos Discount en dólares, Rubén B., un ingeniero electrónico de 51 años, vendió sus tenencias en el mercado y compró obligaciones negociables (ON) de la empresa de aceros Acindar. Su objetivo era claro: obtener una renta con sus ahorros y al mismo tiempo eludir el riesgo soberano -bien conocido por argentinos y extranjeros- de los títulos del Estado.

Pero gracias a la inflación (vaya paradoja) y a los bajos rendimientos que ofrecen otros instrumentos financieros más difundidos como los plazos fijos bancarios y el dólar, hoy los títulos públicos no sólo han vuelto a ser una inversión atractiva para los ahorristas. Por el momento, algunos bonos son la mejor opción del universo de activos financieros disponibles en nuestro país, según los analistas, operadores de bolsa y departamentos de inversión de los bancos consultados por LA NACION.

"Cuando un ahorrista arma su cartera tiene un problema: la inversión más atractiva por su rendimiento es en activos en pesos indexados por el CER (coeficiente de estabilización de referencia, equivalente a la inflación) y tiene que caer en bonos del Estado", explica Antonio Cejuela, analista de la sociedad de Bolsa Puente Hermanos. En otras palabras, para obtener la mejor rentabilidad hoy en la Argentina hay que correr el riesgo de prestarle a un Estado que sólo tres años y medio atrás incurrió en el mayor default de la historia.

Lo que quizá resulte más curioso aún es que los argentinos lentamente vuelven a confiarle sus ahorros al Estado, según señalaron las fuentes consultadas. "El inversor minorista está volviendo pausadamente, pero lentamente va aceptando este tipo de riesgo, cosa que un año y medio atrás era casi imposible de pensar", dice Oscar Falleroni, presidente de la administradora de fondos de inversión del Banco Galicia. Según señaló Falleroni, en la entidad están viendo un volumen creciente de colocaciones en su fondo de inversión en pesos, que rinde el 10 por ciento anual y tiene un 48 por ciento de la cartera en bonos emitidos por el Estado.

En el mismo sentido, Germán Riviero, gerente de investment management del HSBC, indicó que hay un crecimiento importante en la demanda de un fondo de inversión similar que ofrece esa entidad. "Creemos que la demanda va a seguir creciendo", dijo Riviero.

"Los nuevos bonos tienen un potencial de suba del orden del 10 al 15 por ciento mirándolo a corto plazo, porque a esto le tenés que sumar la inflación", explicó Hernán Fardi, de Maxinver Consultores.

Para el analista, no hay otro activo financiero con este potencial de suba. Esta es una de las razones por las cuales se puso muy de moda "todo lo que es ajustable por inflación, que llevó a mucha gente a volcarse a los activos con renta fija", agregó Fardi.

Nuevas opciones

Las acciones que se cotizan en la Bolsa, si bien presentan buenas perspectivas, tienen una volatilidad que lleva a las personas a colocar sus ahorros en activos que no sólo les brindan una renta interesante, sino que además impiden que se desvaloricen por la inflación. "Es un reducido número la gente que se vuelca al mercado. La volatilidad de la Bolsa, en general, hizo que la gente diera un paso al costado", sostiene Fardi.

Pero no todo es títulos públicos en el universo de alternativas para el dinero del colchón. Entre los nuevos activos que buscan su lugar figuran los fideicomisos financieros, las cédulas hipotecarias y los descuentos de cheques de pago diferido, además de las ya conocidas obligaciones negociables, o títulos de empresas.

Las cédulas hipotecarias también ajustan su renta por el CER más una tasa diferencial. "Para

Temas en esta nota