No emitirán más bonos indexados.

Tratan de frenar expectativas inflacionarias y reducir el costo de financiamiento; debate con el BCRA...

Por
26deJuliode2005a las08:05

Las próximas colocaciones se harán en dólares, según anticipó ayer Economía El Central no convocó a la habitual licitación de letras de los martes para revisar su estrategia

En un intento por evitar la orientación indexatoria que, al menos en lo financiero, tomó la marcha de la economía, el Gobierno anunció ayer que no habrá nuevas emisiones de bonos ajustados por CER y que las próximas colocaciones, de realizarse, serán en dólares.

El anuncio llega cuando se intenta frenar la marcha alcista de los precios minoristas, que subieron un 6,1% en el primer semestre y lo harían este mes por encima del 1 por ciento.

La decisión, que fue adelantada por el ministro de Economía, Roberto Lavagna, a la conducción de la UIA durante un almuerzo que compartieron ayer (ver aparte), intenta transformarse en una medida de fondo, por lo que incluye una revisión de las colocaciones que periódicamente realiza el Banco Central (BCRA) para regular la oferta monetaria.

Esto obligó al ente que conduce Martín Redrado a no convocar para hoy a la ya habitual licitación para renovar los casi $ 750 millones en Letras y Notas (Lebac y Nobac) que vencen esta semana mientras se deciden los pasos por seguir. Los instrumentos de mediano plazo ofrecidos (a plazos que van de 1 a 4 años) están indexados y la idea de Economía es que ese tipo de oferta (de la que son beneficiarios principales los bancos) también desaparezca.

Para tratar de poner coto a la tendencia inflacionaria, Economía se preocupó por anunciar que "las próximas colocaciones van a ser en dólares", dijo el vocero del ministro Lavagna, Armando Torres.

Confusión inicial

En un primer momento, esa definición causó confusión en el mercado, ya que se creyó que se refería a las emisiones que el plan financiero vigente le autoriza a Economía. Según ese programa, las emisiones en pesos indexados -previstas en $ 3000 millones en Boden 2014- ya están agotadas (lo que no quita la posibilidad de que se lance un nuevo cupo, ya que el presupuesto permite colocar 7100 millones y lo aprobado en el plan financiero fueron sólo 6000 millones) y sólo queda un remanente (otros US$ 500 millones) para hacerlo en dólares mediante el Boden 2012.

Con el correr de las horas, cuando el mercado comenzaba a extrañarse porque el BCRA no convocaba a su clásica subasta, quedó en claro que la definición iba más allá. Al mediodía, cuando Lavagna les dijo a los empresarios que no se emitirán más bonos en pesos, logró un amplio respaldo. Los industriales le dijeron que esos bonos estaban causando una suba en las tasas de interés que se trasladaba a sus costos, y eso podía reflejarse en un aumento de precios.

Esa visión fue convalidada luego en Economía. "Esto [por los bonos ajustados por inflación] alentaba una suba de la tasas que el Gobierno no estaba dispuesto a convalidar", afirmó Torres a la prensa, al repetir esos argumentos.

La decisión coyuntural es dolarizar toda la deuda. Hoy representantes de Economía intentarán convencer de esa conveniencia a la conducción del BCRA: pretenden que reemplace las notas indexadas por otras dolarizadas.

Lo que queda por dilucidar es qué pasará ahora que el Gobierno valida la visión del mercado respecto de una progresiva tendencia de revaluación del peso.

 

Temas en esta nota