El Central ofrecerá letras en dólares.

Trata de evitar más presión cambiaria...

28deJuliode2005a las08:13

El Gobierno comenzó a precisar ayer lo que podría denominarse operativo dólar, en relación con el menú de opciones que pondrá a disposición de los inversores (básicamente institucionales) que hacia el fin de la semana próxima percibirán buena parte de los US$ 1580 millones que deberá pagar por el vencimiento de la primera cuota de amortización del Boden 2012. Ese bono se entregó a los ahorristas que canjearon sus depósitos en plena crisis y que también recibieron los bancos como compensación por la pesificación asimétrica de depósitos y préstamos.

El objetivo que se persigue es que la mayor parte mantenga su posición dolarizada para evitar que se sume presión a un mercado cambiario que, pese a las menores ventas de los productores cerealeros (de los US$ 72 millones por día que liquidaban a fines de junio, bajaron a US$ 53 millones la semana anterior) se mantiene desbalanceado. Lo refleja la tendencia bajista del dólar, que se desvalorizó un 3,7% respecto del peso en el año, pese a los esfuerzos oficiales por sostenerlo.

La estrategia oficial será ofrecer canales de reinversión en la misma moneda y tendrá dos ápices:

La emisión del remanente de US$ 558 millones en el mismo título (Boden 2012) que le autoriza el actual plan financiero, algo sobre lo que trabaja el Ministerio de Economía.

La oferta, por primera vez y en carácter "extraordinario", de letras del Banco Central (Lebac) en dólares a 6, 12 y 24 meses, algo sobre lo que ya se trabaja en el organismo monetario.

En la entidad que conduce Martín Redrado, la decisión (analizada desde hace días) comenzó a madurarse anoche, luego de que pudieran comprobar que las Lebac en pesos ajustables según el valor del dólar que se ofrecieron como alternativa a las indexadas (cuya emisión se discontinuó para no aumentar "la excitación del mercado", señalaron) no tuvieron buena aceptación entre los bancos.

Los números que dejó la licitación de ayer fueron elocuentes. El BCRA ofreció un total $ 258 millones en letras ajustables por dólar a 6 meses, un año y hasta dos años; pero sólo recibió propuestas de compra por $ 31 millones (8 veces menos), todas concentradas en el menor plazo (6 meses) y pidiéndole una tasa del 3,75% anual, un rendimiento que, si bien está en línea con la interbancaria londinense (Libor) a igual plazo, implica un alza respecto de las colocaciones precedentes de este tipo, las que usualmente se pactaban al 0% anual.

La licitación de ayer (exitosa porque el BCRA buscaba renovar $ 760 millones y terminó colocando $ 1149 millones sin validar un ajuste en las tasas) parece haber convencido a Redrado de probar la semana entrante, "aunque sólo coyunturalmente", la fórmula dolarizadora que los bancos reclamaban para no tener que pasarse de dólares a pesos, con el costo que eso implica. "Parece lo más adecuado", sostenían anoche algunos operadores.

El dólar minorista permaneció quieto a $ 2,88, aunque mostró una leve reacción en el nivel mayorista después de conocerse que la Secretaría de Hacienda le giró al BCRA otros $ 600 millones para comprar dólares (comenzó a hacerlo ayer) para afrontar el pago del Boden 12 de la semana que viene.

Los indexados siguen en alza

El "rally" alcista desatado entre los títulos públicos después del anuncio del final de las emisiones en pesos ajustadas por CER siguió ayer y originó que algunos bonos ya acumulen ganancias del 20% en lo que va del mes. Esta vez descolló el Par en pesos, con un repunte del 3,40% que lo dejó en $ 45,60, pero también se mostraron demandados el Boden 2014 (+1,69%), el Discount (+1,51%) y el Bogar 2018, que se anotó otro avance del 0,79%. "La demanda se mantuvo firme desde la apertura de la rueda, pero se observaron tomas de ganancias sobre

Temas en esta nota