Ratifican el desendeudamiento con el FMI.

Kirchner dijo que esa estrategia le permitirá al país tener políticas independientes ; el organismo apoya la iniciativa...

Por
29deJuliode2005a las08:04

El presidente Néstor Kirchner defendió ayer la política de reducción neta de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y sostuvo que el "desendeudamiento paso a paso" permitirá que el país adopte "políticas independientes". En diciembre de 2001 se debían al FMI US$ 14.346 millones y ahora se deben 11.227 millones, unos 3119 millones menos.

"Este es un país soberano, nos vamos a desendeudar paso a paso y aun en este momento de endeudamiento tampoco vamos a resignar las políticas que la Argentina necesita", advirtió Kirchner durante un acto en la ciudad bonaerense de Campana. La política del Gobierno es criticada tanto porque se considera que la deuda con el FMI es más barata que la emisión de bonos como porque se juzga que se paga a costa de un gran esfuerzo fiscal, aunque tiene el apoyo del organismo multilateral de crédito y de Estados Unidos.

El planteo de Kirchner sobre el desendeudamiento es uno de los escasos puntos de acuerdo explícitos que lo unen con el FMI y el Departamento del Tesoro estadounidense. El objetivo central del FMI es garantizarse un "exit strategy", es decir, reducir su exposición en el país.

Los funcionarios argentinos admiten que habrá que buscar un punto intermedio en la refinanciación, entre el 60 y el 100% de la deuda. El directorio del FMI sostiene que la Argentina puede pagar con reservas del Banco Central los próximos vencimientos de capital (en agosto, US$ 147 millones y en septiembre, 519 millones). La autoridad monetaria acumula reservas para afrontar esos pagos, aunque si finalmente deben usarlas acusará al staff y al directorio del Fondo de "empujar" al Gobierno a hacerlo.

En cuanto a Estados Unidos, la Casa Blanca acompaña a la Argentina a cambio de que el Gobierno mantenga su compromiso de reducir su exposición ante el FMI, según un funcionario del Departamento de Estado. Por eso los funcionarios argentinos no han vuelto a amenazar con "defaultear" vencimientos con el Fondo, comentó uno de ellos.

Sin embargo, algunos analizaron abrirse del FMI. La Carta Orgánica de la entidad habilitaría entonces al Gobierno a pagar la deuda en pagos de hasta el 10% cada seis meses, es decir, en un plazo máximo de cinco años, que es mayor que el que debe afrontar ahora la Argentina. El Palacio de Hacienda reconoce que si renunciara al FMI la Argentina debería pagar tasas de interés más altas, aun cuando los funcionarios que consideran esa posibilidad creen que la calificación decisiva sería la de las agencias internacionales de riesgo, como Standard & Poor´s, y no la del FMI.

Temas en esta nota