La inflación frenó el consumo.

Las ventas en súper y shoppings cayeron 1,9 y 0,1%, respectivamente, comparadas con mayo...

29deJuliode2005a las08:12

La inflación hizo frenar la tímida recuperación del consumo que parecía haberse iniciado en mayo pasado. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dio a conocer ayer su relevamiento de junio, que muestra una caída del 1,9% en las ventas de supermercados respecto del mes anterior, un fuerte contraste con la suba del 5,4% que se había registrado en mayo.

Economistas y analistas privados no dudaron en culpar al rebrote inflacionario por este estancamiento en los niveles de actividad de los supermercados, aunque igualmente destacaron que una baja mensual no alcanza como para hablar de una tendencia definida en materia de consumo.

Según los datos oficiales, en junio los precios en los supermercados registraron un alza del 2,9% y durante los primeros seis meses del año los precios acumulan un incremento del 7% en relación con el mismo período de 2004, lo que explicaría la caída en las ventas del sector.

Por su parte, la facturación de las grandes cadenas en junio alcanzó a 1646,6 millones de pesos, lo que implica un alza del 15,7% contra el mismo mes de 2004, mientras que en el semestre la suba llega al 13,2 por ciento.

La caída en las ventas de junio contra mayo fue compensada por una suba del 7,8% en la medición interanual, es decir, comparando los niveles de actividad del último mes con los de junio de 2004. Sin embargo, los datos dados a conocer ayer muestran cierta desaceleración de las ventas de las grandes cadenas, ya que en mayo el alza interanual había sido del 8,4 por ciento

"Cualquier suba en los precios tiene un impacto directo en el poder de compra de los sectores de menores recursos, que a su vez se traslada a las ventas en los supermercados. El nivel de actividad en este tipo de negocios es muy sensible a la inflación, básicamente porque la clases baja y media baja destinan la mayor parte de sus ingresos a la compra de alimentos", señaló Manuel Calderón, economista de Abeceb.com, la consultora del Centro de Estudios Bonaerenses (CEB).

En el Gobierno, sin embargo, prefirieron destacar los datos positivos de la medición de junio y señalaron el crecimiento en las ventas de algunas familias de productos comparadas con el año pasado.

"A nivel sectorial, si se comparan las ventas a precios corrientes de mayo de 2005 con relación al mismo mes de 2004 se observan aumentos en las ventas de alimentos y bebidas (9,8%); artículos de limpieza y perfumería (13,2%); indumentaria, calzado y textiles para el hogar (0,2%); electrónicos y artículos para el hogar (32%)", destacaron en un comunicado oficial de Presidencia de la Nación.

Liquidación anticipada

El flojo mes que tuvieron los supermercados fue acompañado por una leve baja en las ventas de los shopping centers, que hasta ahora habían sido uno de los sectores que mostraba una mejor performance comercial tras la devaluación del peso.

Según el Indec, en junio las ventas de los grandes centros comerciales cayeron el 0,1 por ciento y subieron el 10,5% frente a junio de 2004 (en el año venían creciendo a un promedio del 15 por ciento).

En este caso, la baja en las ventas fue atribuida por las empresas del sector a factores climáticos, no a la inflación, ya que las inusuales altas temperaturas registradas en junio llevaron a muchas casas de ropa a adelantar sus liquidaciones de invierno, con el consiguiente impacto negativo en su facturación.

"El nivel de ventas no fue el esperado debido al tardío comienzo de la temporada de invierno, que originó que los consumidores postergaran o cancelaran sus compras, precipitando la implementación de liquidaciones", señalaron en la Cámara Argentina de Shopping Centers. La baja en las ventas de los supermercados y shopping centers no fue el único dato poco alentador que difundió el Indec en los últimos días.

Temas en esta nota