Sostener el dólar se vuelve más difícil.

Este mes adquirió 4 veces más que el año pasado y casi 40 veces más que en 2003...

Por
05deAgostode2005a las08:12

Para el Banco Central (BCRA), sostener el valor nominal del dólar se vuelve una tarea cada vez más complicada, según surge de comparar la evolución de las compras realizadas en la plaza cambiaria durante los últimos tres años en iguales períodos.

Por ejemplo, mientras que las compras que había concretado entre el lunes y el jueves de la primera semana de agosto de 2003 apenas habían sumado US$ 9,8 millones, un año más tarde -y con igual propósito- había multiplicado ese monto por 10 al adquirir 100 millones, y 12 meses después debió incrementar su esfuerzo casi cuatro veces más al alzarse con 384,5 millones, aunque sin poder evitar que el dólar mantenga su tendencia a la baja al quedar a $ 2,87, o sea 16 centavos (5,2%) menos que un año antes y 3,1% (9 centavos) menos que hace exactamente dos años.

El sostenido esfuerzo por ir contra el mercado se repitió ayer cuando, un día después de haber realizado una compra récord (172,4 millones), el ente monetario adquirió otros 90,5 millones "para seguir fortaleciendo las reservas", según el argumento oficial. Paradójicamente, ayer las reservas cayeron en unos 610 millones (de 25.451 millones a 24.841 millones) porque el Gobierno usó esos fondos para pagarle al Fondo Monetario Internacional (un vencimiento por 126 millones) y al BID (otros 13 millones), en tanto que afectó otros 569 para cancelar parte de la primera amortización del capital del Boden 2012, el bono de ahorristas y bancos, y 13 millones más en concepto de intereses, entre otras operaciones.

Falta de atractivo

La falta de atractivo que, a juicio del mercado, ofrece el dólar (o los papeles dolarizados) quedó en evidencia esta semana cuando tanto el BCRA como el Tesoro tuvieron problemas para vender bonos nominados en esa moneda. El martes, el BCRA había intentado tentar a los bancos (que un día después embolsarían US$ 600 millones por el pago del Boden) con inéditas letras por liquidarse en dólares, pero fracasó: ofreció 300 millones y apenas vendió 20 millones. La escena se repitió anteayer. El Gobierno ofreció suscribir 500 millones en Boden 2012, pero se debió contentar con 350 millones para no convalidar mayores tasas.

Pero el Gobierno ratificó que su política es sostener al dólar antes que nada, ya que de ese valor depende la supervivencia de las retenciones, que aportan al fisco un monto equivalente a dos tercios del actual superávit. De hecho, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, volvió a rechazar las presiones para que deje caer el dólar. "Nunca más [habrá] una política con atraso del tipo de cambio porque tiene consecuencias nocivas", dijo.

A contrapelo de la quietud que ofrece el valor del dólar, gracias a la ayuda oficial, los bonos de la deuda emitida en pesos indexados volvieron a subir, tras dos jornadas de baja, para avanzar hasta un 1,3% en un contexto de recuperación generalizada.

Temas en esta nota