Brasil crece menos de lo esperado y afecta las exportaciones argentinas.

Un informe de la consultora Ecolatina advierte sobre las consecuencias del atraso cambiario en el país vecino...

Por
08deAgostode2005a las08:59

La consultora Ecolatina señaló que el menor crecimiento que presenta Brasil "afecta a las exportaciones de la Argentina" y consignó que "la mejor forma de evitar los vaivenes" del socio mayor del Mercosur "es profundizar el proceso de diversificación" en materia de comercio exterior.

"Los caminos elegidos por la Argentina y Brasil son muy diferentes y los resultados obtenidos hasta el momento también lo son: el tiempo dirá cuál de ellos es el más acertado en términos de crecimiento y sustentabilidad", manifestó la entidad.

Ecolatina, consultora fundada por Roberto Lavagna y ahora conducida por Alberto Paz, señaló que la performance que presentó la economía brasileña en el primer semestre "fue peor a la esperada, como consecuencia de la rigidez de la política monetaria que prioriza las metas de inflación, desestimulando el consumo y la inversión".

Refirió además que en lo que va del año, Brasil creció menos de lo esperado, como consecuencia de la rigidez de la política monetaria que prioriza las metas de inflación, desestimulando el consumo y la inversión. Este año la economía se expandirá 3% y el próximo 3,5%.

La economía brasileña no sólo preocupa por el lado de las exportaciones. Las asociaciones que nuclean a los fabricantes argentinos de maquinaria agrícola advirtieron ya la semana pasada que podría registrarse una invasión de equipos brasileños debido a la caída de la demanda en el país vecino.

El sector agropecuario brasileño viene trabajando con escasos márgenes de rentabilidad debido a una combinación de problemas sanitarios, climáticos y cambiarios.

Recientemente, el gobernador de Matto Grosso y principal productor de soja del mundo, Blairo Maggi, el retraso cambiario provocará una reducción del área sembrada en la principal economía de Latinoamérica. Según la consultora especializada Oil World, el área sembrada con la oleaginosa en Brasil se reduciría en entre 400 y 500 mil hectáreas. Ese achicamiento del mercado, dicen en el mercado local, podría inducir a las constructoras de fierros del país vecino a direccionar sus ventas hacia el mercado argentino.

Temas en esta nota