Los bonos cayeron a la espera de la Fed.

Descuentan que EE.UU. subirá hoy la tasa al 3,5% anual; el dólar se operó estable...

Por
09deAgostode2005a las08:07

El inminente ajuste alcista que se descuenta en la tasa de referencia de Estados Unidos, cuyo banco central (Fed, según sus siglas en inglés) la elevaría hoy del 3,25 al 3,5%, originó ayer una reducción en la cotización de todos los títulos de la deuda emergente, de la que no escaparon los bonos argentinos, especialmente los emitidos tras la reestructuración, que acusaron bajas en sus precios superiores al 3 por ciento.

Se observó, además, una caída en la mayoría de los mercados bursátiles a la espera de la definición de la Fed, que no traería sorpresas.

Según un sondeo de la agencia internacional Reuters, los analistas de mercado esperan ampliamente que la Fed suba las tasas en un cuarto de punto porcentual, llevando el costo del dinero al 3,5%, en la décima alza consecutiva. Históricamente, los mercados emergentes se ven perjudicados por un alza en las tasas norteamericanas, ya que los bonos del Tesoro pasan a ofrecer mejores rendimientos, quitando atractivo a los papeles percibidos como más riesgosos.

Ayer no fue la excepción. Los más perjudicados fueron los títulos públicos, que se cotizaron hacia abajo en casi todas las emisiones y con diferencias que llegaron a superar el 3%. En ese sentido, el golpe lo sintió el Discount en pesos, que finalizó en $ 119,50, con una caída del 3,16%, y el Par en la misma moneda quedó a $ 44,70 tras ceder un 3,76 por ciento. También cayó el resto de los bonos, sin importar su moneda. Mientras el Boden 14 perdió más del 2% y el Bogar 18 (dos de los que más subieron en el mes) resignó un 1,31%; los Boden 2012 y 2013 (emitidos en dólares) registraron una baja del 1% en ambos casos, pese a que en la plaza local la cotización de esa moneda se mantuvo inalterable porque el Central sostuvo su valor minorista en $ 2,88, al adquirir US$ 70,5 millones.

"Desde el comienzo de la jornada, la renta fija [bonos] tuvo concurrencia vendedora", destacó Rodolfo Acosto, de la casa Arpenta. "Esa tónica descendente contagió a la plaza accionaria", opinó, aunque otros adjudicaron parte de la caída del 1,57% que registró la Bolsa porteña al próximo vencimiento de las opciones.

En la plaza porteña, la desmejora de los papeles, la segunda consecutiva, se produjo cuando los balances correspondientes al segundo trimestre son moneda común y pese a los buenos resultados que consignan.

Por ejemplo, Petrobras Energía anunció una utilidad semestral de $ 386 millones, frente a una ganancia de 5 millones de igual período del ejercicio anterior; Siderar ganó en el mismo plazo 758,46 millones (había sido de 586,6 millones en 2004); Metrogas embolsó 86,65 millones (contra un rojo de 16,8 millones en el igual lapso del año anterior) y la transportadora de energía eléctrica Transener anunció ganancias de 580,9 millones, frente a un rojo de 53,27 millones de los primeros seis meses de 2004.


Temas en esta nota