El efecto inesperado del alza de las tasas de la Fed.

Los tipos a corto y largo plazo convergen y presionan a la banca...

Por
09deAgostode2005a las15:52

La incesante campaña de la Reserva Federal de Estados Unidos por dominar la inflación ha creado un extraño escenario de inversión: un "aplanamiento" de la curva de rendimiento, que está presionando a los bancos y las firmas de Wall Street, y que en el pasado ha presagiado un empeoramiento de la economía.

A medida que la Fed se prepara para elevar hoy sus tasas de interés a corto plazo por décima vez consecutiva en 14 meses, del 3,25% al 3,50, las tasas de interés a largo plazo permanecen obstinadamente bajas.

Eso ha llevado a algunos observadores del mercado a predecir que la diferencia entre las tasas cortas y largas, conocida como la curva de rendimiento, desaparecerá hacia fines de año.

Con ese panorama, los consumidores y las compañías estadounidenses acabarían pagando la misma tasa por los préstamos de corto y largo plazo, sean certificados de depósito o bonos a largo plazo.

Una curva de rendimiento plana elimina el antiquísimo modelo de rentabilidad de los bancos: tomar dinero prestado a tasas bajas y prestarlo a la gente y compañías a tasas altas.

Ahora mismo, a medida que las tasas convergen, los bancos están recortando costos para paliar la disminución de sus márgenes. "Los bancos se están esforzando, porque tienen muchos ingresos que están desapareciendo y que necesitan reemplazar", dice William S. Demchak, director general de finanzas de PNC Financial Services Group Inc.

En caso de que la curva termine "invirtiéndose", con las tasas a corto plazo por encima de las tasas a largo plazo, los problemas de los bancos podrían extenderse a toda la economía. Eso, al menos, es lo que ha sucedido en las anteriores recesiones, aunque algunos economistas piensan que esta vez será distinto. El descenso de las tasas a largo plazo, dicen, ha compensado el efecto de contención de las subidas de la tasa a corto plazo de la Fed. Es algo que los operadores llaman un bull flattening (algo así como un alza aplanada): las bajas tasas a largo plazo permiten que la gente y las empresas circunvalen a los bancos y obtengan créditos de otros prestamistas, asegurándose de todas formas el financiamiento para esa casa o fábrica. "Este es un asunto muy importante para Wall Street, pero no es algo necesariamente malo para el resto de la economía", dice Jim Bianco, presidente de una firma de investigación independiente de Chicago.

Los economistas ofrecen varias explicaciones para el fenómeno. Muchas de ellas se reducen a la idea de que hay demasiado dinero para muy pocas inversiones de largo plazo, impulsando los precios al alza y los retornos potenciales a la baja.

Pero las acciones de la Fed también explican por qué las tasas a largo plazo están a la baja. Durante el año pasado, la Fed se mostró inusualmente abierta para indicar al mercado sus intenciones antes de cada una de sus alzas. Los pronósticos de la política de la Fed han calmado los temores a que un alza repentina en la inflación pudiera erosionar sus inversiones, lo que permite que los inverisonistas estén más dispuestos a separarse de su dinero durante más tiempo si reciben un retorno ligeramente superior.

Además, ha animado a los inversionistas a asumir más riesgos, y comprar bonos de largo plazo con dinero prestado a corto plazo.

Temas en esta nota

    Load More