El petróleo cerró con un nuevo récord.

Terminó a 64,77 dólares por barril en el mercado de Nueva York después de cotizar por arriba de 65...

Por
11deAgostode2005a las08:06

El mercado del petróleo no deja de sorprender todos los días. Ayer, el precio del barril de petróleo en el mercado electrónico de Nueva York para entrega en septiembre (WTI) -usado en la Argentina como referencia- terminó en US$ 64,77 por barril después de haber derribado la barrera de los 65 dólares.

Los precios del barril de petróleo se dispararon y cotizaron por primera vez en los 65 dólares, mientras los inversores reparaban en los problemas de las refinarías, reducción de las existencias de nafta y la elevada demanda de los conductores pese a los altos costos.

La más reciente alza del crudo a término, llega al 14% en tres semanas, pone de manifiesto el nerviosismo con que reacciona el mercado a las posibles amenazas a la producción.

El precio del petróleo acumula un alza del 46% respecto de un año atrás. Pero la escalada de ayer parecería no tener un final cercano, ya que el precio del crudo para entrega en febrero de 2006 se negoció a 67,48 dólares.

En Londres, la mezcla Brent del Mar del Norte en el mercado internacional de petróleo se cotizó a 63,99 dólares el barril.

Efectos en la Argentina

En la Argentina, los vaivenes del mercado internacional del crudo no pasan inadvertidos. Desde hace un año, en el país existe un sistema de retenciones a las exportaciones petroleras que funciona como un remedio para mantener estabilizados los precios domésticos de los combustibles: el Gobierno se queda con el 45% del precio cuando el crudo supera los 45 dólares por barril.

También está vigente un acuerdo mediante el cual las productoras -Repsol YPF, Pan American Energy, Chevron San Jorge y Petrobras- les venden a las refinadoras locales, como Shell y Esso, el barril de crudo -159 litros- a la cotización en Nueva York menos un 45 por ciento. Es decir, cuando aumenta la cotización del petróleo en Nueva York, las refinadoras locales deben comprar el crudo a un precio mayor, por lo tanto se les encarece la principal materia prima para la fabricación de combustibles.

Esta situación se produce en medio de la gran demanda en Estados Unidos y China, las principales naciones consumidoras del mundo, donde los altos precios han atenuado el creciente consumo de petróleo sólo ligeramente. El temor a posibles desabastecimientos y las tensiones políticas con Irán, así como la amenaza a las sedes diplomáticas estadounidenses en Arabia Saudita, sumaron nerviosismo a los mercados y más presión a la ola de aumentos.

Preocupación de la OPEP

Anteayer, el crudo estadounidense superó temporalmente la barrera de los 64 dólares y llegó a registrar un precio récord de 64,27. El precio del Brent, por su parte, superó ese día la barrera de los 63 dólares.

El actual presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el ministro del ramo en Kuwait, jeque Ahmed Fahd al Sabah, expresó en la víspera su preocupación por los elevados precios y anunció que el cartel integrado por 11 países productores seguirá haciendo todo lo posible para asegurar el suministro del mercado mundial.

El Departamento de Energía de los Estados Unidos divulgó ayer su informe sobre los inventarios de las existencias que indicaban que aumentaron en más de 2,8 millones de barriles la semana pasada, a 320,8 millones de barriles. Además, indicó que había un descenso de 2,1 millones de barriles en las existencias de gasolina, quedando en 203,1 millones de barriles.



Temas en esta nota