Hay recursos para sostener la política cambiaria, dijo Redrado.

Sostuvo que no hay riesgo de caer en déficit cuasifiscal y emisión espuria de dinero...

11deAgostode2005a las08:31

La amplia ofensiva oficial en defensa del dólar alto sumó ayer la voz del presidente del Banco Central (BCRA), Martín Redrado, que advirtió que aún cuenta con amplio margen para seguir ejecutando la política cambiaria y monetaria, sin caer en el riesgo de generar déficit cuasifiscal.

Lo hizo un día después de haber emitido casi $ 300 millones más en títulos de deuda (que retribuye con tasas) para retirar parte de los pesos que inyecta en el mercado cuando compra dólares para sostener su valor, como ayer, que terminó poniendo en circulación unos 290 millones (casi el equivalente de lo retirado) al adquirir US$ 100,7 millones para mantenerlo en $ 2,88.

El déficit cuasifiscal se produce cuando los ingresos del BCRA son inferiores a sus egresos. El riesgo es que ese faltante termine en la emisión espuria de dinero para cubrirlo, un recurso que estuvo entre las causantes de la crisis económica e inflacionaria de los años 80. Tal vez por eso, Redrado fue contundente a la hora de ofrecer cifras para alejar ese fantasma que, por momentos, agitaron algunos analistas.

"La política monetaria que llevamos adelante es sólida y transparente", proclamó desde el estrado reservado a los expositores de la conferencia "La Argentina sobre oportunidad y desafíos para consolidar el crecimiento", que organizó la Cámara Argentina de Comercio y el Council of the Américas. Dijo que es un mérito respaldado en el superávit fiscal y que, por lo mismo, se debe al "esfuerzo compartido de todas las áreas del gobierno".

Fue el preludio antes de sumergirse en el concepto que más buscó destacar: la fortaleza del BCRA. "Con sus casi US$ 25.000 millones en reservas, el BCRA es hoy uno de los más sólidos de América latina y de los países emergentes", lo que juzgó un acierto para "acotar la vulnerabilidad externa del país".

Esa masa de reservas es la que da aire a la política monetaria. Los ingresos que logra el BCRA al invertir esa tenencia es una de las formas con que financia el pago de las deudas que contrae (mayoritariamente con los bancos) por venderle sus títulos (Lebac).

Para Redrado, esa política de esterilización de fondos (que incluye los préstamos que los bancos dan al BCRA, mediante pases) "se cumple adecuadamente" porque la entidad cuenta con un amplio colchón de recursos para sostenerla. Según los números que mostró ayer, esos recursos llegan a $ 2300 millones, producto de ingresos por 4700 millones al año y gastos por 2400 millones, detalló.

"El mensaje final que buscó transmitir es que cuenta con espaldas para sostener al dólar y absorber pesos", interpretó el economista de la consultora MVA, Manuel Sánchez Gómez, algo que ratificó con la fuerte intervención cambiaria de ayer.

La explicación oficial busca mostrar que la actual política cambiaria y monetaria es sustentable y no supone, incluso, riesgos inflacionarios porque -según las cifras dadas a conocer- el BCRA podrá hasta duplicar la emisión de Lebac (hoy en torno de los $ 24.000 millones) sin caer en déficit cuasifiscal.

Lo que desconcierta es que, con semejante margen, el BCRA aún no haya girado fondos al Tesoro, pese a que el presupuesto 2005 preveía un aporte de $ 900 millones (aunque en 2004 el giro de utilidades había sido mayor al estipulado y este año se descontaría). Además, inquietan al mercado algunas iniciativas que la propia entidad analiza. Por ejemplo, está en estudio habilitar a que el encaje de los fondos comunes de inversión de plazo fijo, en vez de hacerse en entidades comerciales, se deposite en cuentas a la vista en el BCRA y los bancos lo puedan aplicar a pases.

"Implicaría que unos $ 2000 millones que hoy se computan como parte de la base monetaria amplia pasen a contarse ?esterilizados´, por un simple cambio normat

Temas en esta nota